Marlon Brando, el actor que confesó ser adicto al sexo

Se calificó como la “bestia sexual”

En el mundo del show business existen muchos mitos y leyendas urbanas sobre la vida de los artistas, pero pocos han sido confirmados. Un caso que sí se confirmó fue el de Marlon Brando, quien se autocalificó como la “bestia sexual”.

Las apetencias y preferencias sexuales del actor hollywoodense son bien conocidas en el mundo del espectáculo. Fiestas y encuentros sociales son fines eróticos eran frecuentados por él. Y lo cuentan sin desparpajo.

El mismo Brando en una ocasión llegó a definirse como una “bestia sexual”. Cuando contrataba a una secretaria les advertía: “Debes saber que estoy loco”, sumaba que tenía “mujeres entrando por la puerta y saliendo por la ventana constantemente”. Sin tapujos terminaba diciendo “y también que soy adicto al sexo”.

Nada común para la época. Era una entrevista de trabajo que a muchas debía erizar la piel. Gary Carey en la biografíaEl salvaje’ explica que Marlon Brando le confesó sus experiencias sexuales con personas del mismo género. Era un amante del placer sin importar de dónde viniera.

“Nunca le he prestado demasiada atención a lo que la gente piensa de mí. Pero si alguien está convencido de que Jack Nicholson y yo somos amantes, que siga pensándolo. Me parece divertido”, refleja la biografía.

Marlon Brando, La seducción era un arma a la que pocos se resistían - Cortesía

Marlon Brando además de un gran prestigio como actor del método, contaba con una gran fanaticada de adeptas y adeptos que lo veían como un portento sexual. Siempre supo que exudaba hormonas y que esto volvía locas y locos a cualquiera que las sintiera.

Pero este deseo sexual viene desde su niñez. “Una noche me senté junto a ella, observando su cuerpo y acariciando sus pechos”. Me tumbé encima de ella, era solo mía, me pertenecía solo a mí”, describió Brando en el documental Listen to me Marlon. Se refería a su enfermera y niñera Ermie.

“Brando describió aquella experiencia con mucha inocencia, pero su hermana sugirió que el episodio fue inapropiado y que la familia lo consideró un abuso por parte de la niñera. “Este episodio llevó a Brando a esa actitud compulsiva hacia el sexo: quería practicarlo todos los días y cuanto más mejor. La niñera era morena, con aspecto exótico, y Brando se sintió atraído por mujeres de físico similar toda su vida”, explicó a ICON la autora de Brando's smile, Susan L. Mizruchi.

Brando, en paralelo a su respetable carrera como actor, siempre mantuvo una vida personal con altos matices sexuales. Bien sea por la defensa del hecho sexual, de las preferencias o por sus búsquedas constantes del amor, o más bien, del placer.

Te recomendamos en video: