Los drásticos cambios de peso de Mario Casas para sus nuevos personajes

El eterno "Hache" de "Tres metros sobre el cielo" muestra dos cambios de look radicales para encarnas nuevos personajes

Para despedir el 2016, el talentoso actor español Mario Casas, asumió el reto de protagonizar el film "Bajo la piel de lobo" ópera prima del Samu Fuentes en la que da vida al último habitante de un pueblo en las montañas.

HABEMUS cartel!!! #bajolapieldelobo Estreno 9 de Marzo.

A post shared by Mario Casas (@mario_houses) on

Una película sobre la supervivencia a ambientes hostiles que les recordará, en fotografía y trama, al film "The Revenant" con Leonardo DiCaprio. El actor confesó que la parte de ganar 10 kg para el personaje fue, literalmente, pan comido:

"Mi doctora me dijo que parara, que ya no podía seguir bajando. Pero decidí seguir… Te miras al espejo y te ves igual que hace dos meses, cuando pesabas 8 kilos más. Engordar fue una maravilla. Es lo mejor que te puede pasar, porque al final es comer, beber y no hacer deporte. Tenía 10 kilos más, estaba como una bestia y ¡ojo! Les gustaba más a las mujeres. No sé si por el aspecto rudo de cazador o por qué"

 

El verdadero reto vendría después, justo al terminar el rodaje, cuando asumió un nuevo proyecto. Titulada de "El fotógrafo de Mauthausen" es una película donde Mario Casas da vida a Francisco Boix, el fotógrafo que retrató la Guerra Civil española y convivió en los campos de exterminio nazis.

Visitas que te recargan las pilas!!! @sheila.casas 😘

A post shared by Mario Casas (@mario_houses) on

Para poder asumir este papel, su contrato le exigía bajar 22 kilos en menos de cuatro meses, sobre este complicado proceso comentó:

"Supuso pasar muchísima hambre, no comer casi y verte en el espejo tísico. Ahí sí que las mujeres nada, ahí las espantaba. Ver a la gente comer es lo más difícil de todo. Ver a tus amigos que salen a comer y tú no puedes… La sociedad te excluye. Me encerré en casa, en mi mundo. No podía salir, ni tomarme una copa"

 

Pero este proceso no fue aislado, Mario estuvo asesorado por la nutricionista Judit López, siendo la persona que se aseguraba que la dieta de Mario lo mantuviera saludable y ningún órgano de su cuerpo se descompensara. Sobre el drástico proceso, la doctora en nutrición explicó:

"Las personas que se someten a dietas hiperrestrictivas tienden a volverse obsesivas y monotemáticas. Esto dificulta las relaciones sociales y hace que se vuelvan más introvertidas. Se produce una pérdida de la concentración y el ánimo se vuelve irascible y depresivo"