Arizona y April le dicen adios a Grey's Anatomy

Sarah Drew y Jessica Capshaw cierran su ciclo con el cierre de la décima cuarta temporada del drama médico.

Desde que Grey's Anatomy se estrenó en 2005, gran parte de su reparto original ha salido de la serie, la dinámica del drama médico se estableció de esa manera, en catorce temporadas han salido de la misma: Sara Ramírez, Jeffrey Dean Morgan, Chris O'Donnell, Isaiah Washington, Kate Walsh, T. R. Knight, Katherine Heigl, Eric Dane, Sandra Oh y más recientemente Patrick Dempsey. Para cerrar la temporada en curso es el turno de Sarah Drew y Jessica Capshaw.

Jessica Capshaw empezó a darle vida a Arizona Robbins desde la quinta temporada de Grey's Anatomy, que empezó a transmitirse hace diez años, en septiembre de 2018, mientras que Sarah Drew apareció en la sexta temporada con el personaje de April Kepner, en ambos casos las actrices gozaron de popularidad y favoritismo en la audiencia. Ambas actrices decidieron hacer oficial el anuncio de su salida:

Sarah Drew con su casi década en pantalla también se tomó su tiempo para agradecer la grandiosa oportunidad que significó este rol en su carrera:

Shonda Rhimes, creadora de la serie, dejó claros los motivos para cerrar el ciclo de ambas actrices:

"Como escritores, nuestro trabajo es seguir las historias en las que quieren ir y a veces eso significa decir adiós a los personajes que amamos. Fue una alegría y un privilegio trabajar con esas actrices fenomenalmente talentosas. Siempre es difícil para mí despedir a cualquiera de los personajes, tanto Arizona Robbins como April Kepner no son sólo amadas, pero icónicas, tanto la comunidad LBGT como las comunidades cristianas devotas fueron representadas en la televisión. Estaré eternamente agradecida a Jessica y Sarah por traer a estos personajes a la vida con una actuación tan vibrante y para inspirar a las mujeres alrededor del globo, siempre serán parte de nuestra familia Shondaland"

Aunque el final de la serie como tal no tenga fecha, lo que sí sabemos es que Shonda Rhimes firmó un contrato exclusivo con Netflix para crear de manera exclusiva nuevos shows en formato televisivo, pero para el servicio de streaming. Así que el drama apenas comienza.