Mujer casi pierde el dedo por ponerse uñas postizas

Será mejor que tengas cuidado la próxima vez que vayas al salón de belleza

Cuando haces una cita en el salón de belleza para ponerte uñas postizas, lo último en lo que piensas es en la posibilidad de que algo salga muy mal y terminar sin dedos.

Desafortunadamente, Lowri-Anne Wilson vivió en carne propia esa pequeña posibilidad. Y es que luego de asistir a un salón de belleza local en Gales para ponerse uñas, contrajo una infección grave con la que busca advertirle a todas las mujeres sobre los peligros que corren con esta práctica.

Apenas unos días después de que le pusieran uñas de acrílico  Wilson notó que había algo extraño en su pulgar. "Me hicieron las uñas en un salón y dos días después había un dolor palpitante en el pulgar de la mano izquierda", relató para el portal Metro.

De acuerdo con su testimonio, notó que el dedo había comenzado a hincharse, por lo que fue al hospital. Ahí, los doctores le dijeron que se trataba de una infección y un absceso en el pulgar, por lo que tendría que regresar al salón para quitarse la uña.

Sin embargo, la manicurista se negó a quitársela, por lo que terminó necesitando una cirugía en el hospital para retirarla. Si los médicos no hubiesen detectado la infección a tiempo, ésta se habría extendido a su hueso y probablemente habría perdido todo el pulgar.

La mujer comparó el dolor que sintió con el "dolor de parto" así que seguramente fue muy, pero muy dolorosa esa infección. Su médico afirmó que el pulgar tardaría meses en cicatrizar por completo pero que su uña podría no volver a crecer.

"A veces escuchas historias sobre los contras de las uñas de acrílico, pero nunca esperas que te pase a ti", dijo Lowri-Anne.

En realidad, los acrílicos son seguros, siempre y cuando el salón al que vayas tenga licencia y esté a la altura de los estándares, con su material perfectamente estirilizado tras cada uso.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO