Brooklyn Beckham y su obsesión por coleccionar tatuajes

16 tatuajes cuenta ya el hijo mayor de los Beckham.

Brooklyn Beckham es el mayor de una de las parejas más famosas del mundo, conformada por quien fuera, a finales de los 90 y principio de los 2000 un súper astro del fútbol europeo: David Beckham y Victoria Adams, ahora Victoria Beckham, cantante ex integrante de las Spice Girls y empresaria de moda.

A punto de cumplir los 19 años de edad, pareciera que Brooklyn le juega la carrera a su edad para superar en número de tatuajes. Hace menos de 48 horas salía del estudio de tatuajes que más frecuenta para seguir dibujando sobre su cuerpo figuras y frases que guardan mucho significado. En total 16 tatuajes cuentan su historia familiar y personal.

En la cuenta de Instagram de Mr. K, muestran el más reciente tatuaje de Brooklyn: 1975, año en el que nació su padre, David Beckham. Pero anteriormente ya había pasado por el estudio neoyorkino, del mismo artista de las tintas, Bang Bang Studios, para marcar la palabra “buster” en el ombligo, el apodo con el que lo llamaban cuando era un niño y mismo tatuaje que lleva su padre en la nuca.

 

Cheers to this man @mr.k_tats

A post shared by bb (@brooklynbeckham) on

Pero la afición de Brooklyn por los tatuajes no creemos sea parte de la rebeldía propia de su edad. Si no recordemos los 40 tatuajes que su padre mostraba con orgullo en campañas de moda y hasta en los partidos de fútbol en los que el astro volvía locas a más de una y por qué no… a más de uno también.

Por su parte, su madre, Victoria Beckham no escapó del deseo de sentir el particular dolor o sensación por los tatuajes. Sin embargo, mientras su hijo mayor intenta superar su propia meta, ella trata de borrar los dos que tiene con varias idas y venidas a sesiones con láser.

Brooklyn es más que su apellido, se labra su propia fama

Nacido en Inglaterra bajo la fama de sus padres, en el mejor momento de sus carreras, con el tiempo ha ido buscando su camino igualmente en la industria del entretenimiento, con pasos mas tímidos. Quizás los continuos flashes en las calles, en cada evento, y sobre todo los que su padre David Beckham ha consumido en su carrera no solo como estrella del fútbol, sino como modelo de campañas de grandes marcas como Calvin Klein, hayan inspirado a Brooklyn a tomar la decisión de ser fotógrafo.

Pero además de estudiar y tatuarse ha despertado la curiosidad por las pesas que en poco tiempo lo ha transformado de un joven flaco y desgarbado a un adulto con músculos en vía de desarrollo. Aunque Brooklyn con una visión más bohemia del mundo, otra afición que emula a su padre, su gran héroe.

 

https://www.instagram.com/p/BbxEmblj2Xh