Deporte, parejas, familia y la muerte: Pedro y Pangal se confiesan

Estos primos Aman la naturaleza, practican kayak casi a diario y sí, están solteros. Compartimos con ellos un día completo, durante el cual conversamos de todo, desde deportes, mujeres y familia, hasta el miedo a la muerte.

Pedro Astorga y Pangal Andrade

Incansables buscadores de adrenalina

Forman parte de la conocida “familia Astorga” del Cajón del Maipo. Más allá de las polémicas por el uso de algunos sectores, se reconocen públicamente como una familia defensora de la naturaleza y amantes de la vida outdoor, aunque entre casi 50 primos, la diversidad resulta obvia. Nos acercamos a su forma de vida en el sector sur de la capital, donde la ciudad se pierde en la cordillera. Llegamos a la pizzería y cervecería Jauría, creada por Pedro Astorga (29) y su hermano. “Hace tres años, junto con mi hermano y primo enólogo creamos nuestra propia cerveza, Jauría, una forma de atraer más gente al Cajón del Maipo. Después pensamos en tener un lugar propio para venderla, y nació la pizzería”, cuenta el publicista y kayakista.

Después de un rato llega Pangal Andrade (33), quien hizo noticia hace poco por terminar un largo pololeo con Raquel “Kel” Calderón. Dentro de sus proyectos, además del trabajo en redes sociales, se encuentra la construcción de un hotel boutique en el Cajón del Maipo y la apertura de una heladería llamada Casa Chocolate. El kayak es un hobbie, pero compite a nivel mundial y “me mantiene cuerdo en esta vida loca”. Y claro, también está enfocado en terminar su casa, que autoconstruye hace dos años.

Los une la sangre y también una gran bandera de lucha: Alto Maipo. “Representa la preocupación máxima que siento todos los días. Es un tremendo error, un proyecto nefasto que todavía no puedo entender. Tiene hartos problemas, pero hasta ahora logra salir adelante, se consiguen inversionistas de no sé dónde. El proyecto cuesta 400 veces más de lo que costaba en su inicio, la energía que iba a entregar ya no es la misma. De hecho, hace poco Luksic se salió del proyecto, uno de los empresarios más inteligentes del país. Estamos en sequía hace 10 años, el río está cada vez más bajo, la cantidad de energía que dicen lograr es imposible”, argumenta Pedro (@pedroastorga). Para Pangal (@pangalandrade) este proyecto es la destrucción de una forma vida, de una ciudad, más contaminación para Santiago y más metales pesados para el agua. “Los compadres están contaminando con metales pesados las napas subterráneas, contaminando el río, y no estamos haciendo nada. El Cajón del Maipo es el pulmón de la ciudad. Este gobierno debiera pararlo de raíz. Si sacan agua del Maipo todo se va a secar, porque el Maipo aporta mucha humedad, regula el clima de Santiago. Si no le entra aire, va a subir de tres a cuatro grados la temperatura allá”, asegura.

Para conocerlos mejor los sometimos a un cuestionario que los llevó ahondar en diferentes aspectos de su vida, el que debemos reconocer contestaron mientras nos llevaban por su rincones preferidos del Cajón, subíamos cerros y los veíamos tirarse en kayak por el todavía caudaloso río Maipo.

¿Deporte amado?

Pedro: El kayak en río, por la conexión que me da con la tierra, conoces desde una perspectiva distinta los lugares. Te da mucha adrenalina tirarte de cascadas, pasar por rápidos difíciles…

Pangal: El kayak, porque vivimos en el paraíso del kayak. Desde chico crecimos a la orilla del río, tenemos uno de los mejores ríos del mundo, con diferentes secciones para gente experimentada y no tanto. Aprendí a los tres años…

¿Les da miedo la muerte?

Pedro: He tenido accidentes, pero nada muy grave. Es un deporte súper peligroso, pero uno tiene que ser consciente de lo que hace, saber qué puede y no puede hacer. No le tengo miedo a la muerte, pero no me quiero morir. Me cuido por mí, por mi familia.

Pangal: No le tengo miedo, te va a llegar cuando te llegue no más. Si le tienes miedo a la muerte, no vas a confiar en tus habilidades. Mejor no hagas nada, quédate en la casa. Yo necesito la adrenalina para vivir, es una droga natural.

¿Viven en una burbuja en el Cajón?

Pedro: Sí, pero todos los lugares son como una burbuja, y esta es una burbuja mucho más amable. Es un lugar más alejado, pero está más abierto a recibir gente que la ciudad.

Pangal: Vivimos en una verdadera burbuja, por eso estamos tan atrapados en este lugar y lo amamos tanto. Llegas del ruido de Santiago, cruzas el puente, y escuchas sólo el río, tu vecino es primo, tu otro vecino tu abuela. La unión hace la burbuja también.

¿Qué les gusta de Santiago?

Pedro: No me gusta mucho, pero cuando voy lo paso bien porque voy a comer, me encanta el sushi, voy al cine.

Pangal: Tampoco me gusta. A veces es entretenido ir a los bares, restaurantes, cines, pero no me acostumbro. Duro máximo tres días allá.

Hablemos del cuerpo. ¿Es importante verse bien físicamente?

Pedro: Sí, me gusta, pero trato de que no sea lo más importante. Por eso me dejo el pelo largo, porque no quiero preocuparme tanto. Pierdes mucho tiempo si te preocupas de cosas sin importancia.

¿Se sienten minos?

Pedro: Mmm, sí… Estoy feliz conmigo…

Pangal: Por supuesto que sí, me siento mino, lindo (ríe). El que no se cree el cuento está jodido. No tienes para qué decirlo, pero te lo puedes decir a ti mismo.

¿Cómo actúan cuando las mujeres los halagan? ¿Hay pudor?

Pedro: Creo que soy un poco pesado. Siempre he sido muy solitario en mi vida, y cuando siento que se acerca gente me pongo nervioso y no sé cómo reaccionar, no sé qué hacer, no es que quiera ser pesado… Mmm, al parecer soy un poco pesado, pero no es la intención.

Pangal: Se siente bien, te sube la autoestima. El Pedro es más vergonzoso, pero yo me cago de la risa si causo eso en el género femenino. Me porto bien simpático, puedo hablar de la vida y me cago de la risa, no soy cortante.

¿Qué tan egocéntricos se consideran?

Pedro: No tanto, cada vez menos. ¡Ahora que estamos en una entrevista obviamente tengo que hablar de mí poh’! (ríe), pero no me gusta hacerlo tanto. Prefiero conocer a la gente, hacerla sentir cómoda. Si alguien quiere saber de mí, le cuento, pero no empiezo a hablar de mí sin que me pregunten…, de hecho me cuesta mucho.

Pangal: Chuta… Está difícil tu pregunta. Somos todos egocéntricos, especialmente en el deporte. Soy egocéntrico con mi círculo; si le preguntas a un primo, dirá que soy súper egocéntrico. No con la gente que puede decir “este hueón nos tiene chato” (ríe).

¿Se irían a vivir a otro lugar del mundo?

Pedro: Tengo planes, en un futuro no tan lejano, de irme a vivir a Pucón. Me compré un terreno allá, y quiero hacer mi casa. Es parecido al Cajón, pero más verde y hay más agua.

Pangal: Feliz a Estados Unidos y Canadá, pero Chile te llama. He estado años fuera, pero sé que viviré acá por el calor de la gente, la onda del chileno, la chispeza y los paisajes que tenemos son increíbles. Además, para el kayak es uno de los mejores lugares del mundo.

¿Qué cuota de carrete necesitan?

Pedro: Una vez al mes voy a Santiago a algún carrete. Acá en Jauría nos tomamos una cervecita con los primos y comemos unas pizzas; prefiero mucho más este ambiente tranquilo. Últimamente he ido más a Santiago porque estuve trabajando con Absolut, que hizo una campaña súper bonita de reforestar, y me sumé. Hicieron unas fiestas con concepto green y quedé súper contento por participar.

Pangal: Poco, bien poco. No somos carreteros. Si carreteas, olvídate del otro día, menos a la edad que tengo. Si sales el viernes, pierdes el sábado. Hay que cuidar el cuerpo.

Pangal, ¿qué es lo bueno de estar soltero?

La libertad, tienes mucho tiempo…

¿Características de una mujer ideal?

Pedro: Una mujer sana, que se cuide, coma bien, haga deporte. Si le gusta carretear, bien, pero si es muy, muy buena para el trago, no poh’ (ríe).

Pangal: Compañera, que aperre. Uno busca una compañera en la vida, que sea todo terreno. Es el único requisito.

¿Qué se extraña de estar en pareja?

Pedro: Tener compañía, regaloneo, eso más que nada. Por ahora viajo mucho y no tengo tiempo para una relación. A veces me he enganchado, y pasa algo o ella se va de viaje y estamos mal. Hay que esperar.

Pangal: Cariño…, y estar con otro, sentirte protegido, querido. Me gusta estar en pareja.

¿Las redes sociales ayudan o perjudican?

Pedro: No podría responder porque estoy soltero hace harto tiempo, así es que no me ha afectado, ¡y tampoco me ha ayudado porque sigo soltero! (ríe).

Pangal: Te esclavizan un poco. Los dos (con Kel) éramos bien preocupados de las redes sociales, porque los dos vivíamos de eso. Si subes una foto juntos gusta más, y das a conocer ciertos momentos de la vida. En las redes sociales éramos bien reales, tal cual éramos.

¿Qué es lo bueno y lo malo de estar con alguien público?

Pedro: Prefiero tener una pareja más tranqui, pero si es una mujer conocida, interesante, y nos enamoramos, da lo mismo. Son detalles.

Pangal: Lo bueno de salir con alguien público es que te entiende, te da muchos consejos. Creo que Kel me enseñó cómo trabajar en redes sociales, me veía los contratos, todas esas cosas, porque se maneja mucho en el tema. Me cuidaba. Cuando estás con alguien público tienes “un guardaespaldas” 24/7. Lo malo es que casi nunca estás tranquilo, siempre están encima…

¿Les gustaría tener hijos?

Pedro: Me encantaría tener un hijo, en algún momento. Antes de los 40, como los 33 (ríe).

Pangal: Como está quedando la embarrada en el mundo, te amarras para siempre. Ahora me siento tan libre, hago lo quiero y nadie depende de mí, que cuando tenga un hijo será cuático. Primero quiero tener mi casa, mi negocio estable, y ahí recién voy a tener un hijo.

¿El matrimonio es tema?

Pedro: No le doy importancia al papel, pero la ceremonia y la fiesta es bonita. Si estoy enamorado y siento que hay que hacerlo, lo hago no más.

Pangal: Para mí el matrimonio es una fiesta para la mujer. Para la mujer es importante verse linda, ponerse un vestido. No soy católico, pero si se quiere casar por la iglesia, nos casamos.

¿Cuáles son los principios que los mueven?

Pedro: Trato de siempre ponerme en el lugar del otro, ser empático y tratar de ser mejor persona en muchos sentidos. Obviamente nadie es perfecto, no me considero la mejor persona, pero intento hacer las cosas bien.

Pangal: La lealtad y honestidad.

Pedro, ¿qué te gusta de Pangal?

Es una persona que sigue sus sueños hasta el final, es muy trabajador, buena persona, y puede cometer sus errores, pero intenta ser correcto. Si se equivoca, no lo hace por maldad, sino porque de verdad piensa que es correcto.

Y Pangal, ¿qué opinas de Pedro?

Es lo más real que hay. Si no le gusta algo, si no quiere, no lo va hacer. No se da vuelta la camiseta por nada.