"Todos los caminos conducen a Roma" ¿De dónde viene la frase?

Conoce el origen de una de las frases más famosas de la historia: "Todos los caminos conducen a Roma", que cuenta con miles de años de antigüedad

Por muchos siglos Roma fue la capital del mundo. Era el centro donde convergía el poder del Imperio con las provincias más alejadas.

El complicado sistema de comunicaciones terrestres construido por los romanos se expandía desde África oriental a los bosques de Germania y desde la península ibérica hasta el Cáucaso. Al menos 400 vías, con más de 70.000 kilómetros de distancia, unían Roma con las zonas más lejanas del Imperio.

Roma

Los romanos construyeron esta red de caminos principalmente por razones militares y administrativas. En varios casos, las legiones trazaron el mapa de las vías.

A algunas se les colocó el nombre acorde a la función que desempeñaban la vía Salaria estaba relacionada con el transporte de la sal. Otros nombres tenían que ver con los lugares de destino, como la vía Tiburtina que terminaba en Tibur y algunos caminos eran nombrados según sus constructores, como la vía Apia, que fue encargada por Apio Claudio el Ciego.

También, en muchas ocasiones estos caminos fueron creados de forma espontánea por las propias legiones, precisa Culturizando.

Posteriormente, la gran trascendencia de la máxima figura de la Iglesia católica -el papa- dio lugar a la difusión de esta famosa frase.

“El mundo de los mapas” es un libro que en su interior tiene una autentica guía de caminos y carreteras que permiten conocer distancias, destinos y tiempos necesarios para desplazarse por cualquier punto de la red de vías del Imperio Romano, el ante título de esta guía es "Todos los caminos conducen a Roma", por lo que este puede ser el verdadero origen de la famosa frase.

Roma