Francisca Valenzuela: “Debemos generar una discusión sobre sexismo y los estereotipos que se perpetúan en la industria cultural”

La artista chilena habla sobre Ruidosa Fest SCL 2017 un encuentro feminista de música.

Ruidosa Fest SCL 2017 está que arde en su nueva versión, serán dos días de actividades, el 9 y 11 de marzo, que incluirán conciertos, paneles de conversación, talleres y contará con la participación especial – por primera vez en Chile – de la norteamericana Jessica Hopper.

El festival feminista organizado por la artista chilena Francisca Valenzuela entró con fuerza y se instauró como una importante y necesaria instancia de conversación sobre la cuestión de género en Chile y Latinoamérica al punto que Valenzuela también creó su versión mexicana.

Para este año hay un interesante lineup integrado por Nicole, Mariel Mariel, Carolina Nissen, Mamma Soul, Playa Gótica, MKRNI, Tomasa del Real, Yorka, Dania Neko, Chini and the Technicians, Entrópica y Dadalú, entre otras.

Pero como es de costumbre también habrá paneles de conversación respecto del momento actual del feminismo en la escena y la industria musical el 11 de marzo donde participarán Juanita Parra, Pía Sotomayor, Mariana Montenegro, Osa Flaca y Andi Co (Torta Golosa), Camila LeBert, Marialy Rivas, Antonella Estévez, Arelis Uribe, Alexa Soto y Andrea Ocampo.

Conversamos con Francisca Valenzuela sobre la interesante iniciativa, la versión mexicana y el feminismo en Latinoamérica.

franvalenzuela1660x650.jpg

-Ruidosa, como dice su nombre, hizo mucho ruido desde su primera versión. Sin duda, es un éxito como iniciativa desde el comienzo. ¿Qué opinas de eso? 

Gracias, es un súper lindo cumplido. La producción y experiencias culturales son un desafío muy grande. Es un encuentro que reúne distintas disciplinas. Hay conversación, convivencia y los conciertos que es lo que envuelve todo. De por sí tenemos una parrilla repleta de artistas que son muy auténticas e interesantes y eso genera un atractivo. El relato de esa puesta en escena es muy satisfactoria. Ruidosa más allá de ser un festival rimbombante busca hacer un llamado colectivo y comunitario con ganas de crecer en diversos aspectos. Hay una identidad, hay una editorial, hay una política, hay una propuesta. Hay una diversidad de disciplinas y de momentos, no solamente es ir a escuchar música que de por sí es una gran experiencia para el espectador y el artista. Hay una propuesta de conversación que se está creciendo y expandiendo.

-Sobre la identidad, buscan promover el protagonismo de la mujer en la escena y la industria musical. ¿Cómo se logra esto?

En el fondo la idea del festival responde a la baja participación de mujeres que vemos en distintos aspectos de actividades culturales. Existe y está instaurado en Ruidosa el análisis a la problemática del por qué esta baja participación. Debemos generar una discusión sobre el sexismo, códigos de conducta y los estereotipos que se perpetúan en la industria cultural. Por otra parte, hay una idea sobre el protagonismo y la experiencia transformativa que hay en ver y escuchar a mujeres que están haciendo cosas potentes y que ejercen liderazgo. Además, hay un valor al ejemplo de quienes ven esto y dicen “si ellas lo hacen yo también puedo”. Creo que a través de la verbalización se hacen realidad las cosas, tenemos realidades diversas desde las cuales analizamos la actualidad y la situación de la mujer en sociedad. Ruidosa está recién comenzando y aún podemos tener puntos ciegos, pero esto aspira a crecer, tenemos además, apertura a escuchar y aprender para ampliar la mirada y, en general, el proyecto. Queremos que la participación siga creciendo.

-Es interesante además, la programación de Ruidosa ya que hay artistas consagradas pero también muchas invitadas que están comenzando su carrera. ¿Cuál es tu opinión sobre las nuevas generaciones de mujeres en la música? 

Tanto como artista, como persona que crea contenido y como espectadora yo no mido la curatoria desde las vías tradicionales porque hay una búsqueda, una satisfacción y un goce en hallar cosas nuevas. Estoy feliz de crear una plataforma que invite a participar a quienes están comenzando junto a otras que ya llevamos un tiempo como Nicole, Javiera Mena o yo misma. Lo rico de Ruidosa Chile, particularmente, es que es una experiencia de celebración y de comunidad. Por ejemplo, el año pasado contamos con participación de Carolina Ozaus de Fem Fest que se realiza en Centro Arte Alameda y que para mí era un referente yo iba cuando era chica. Es importante para el festival poder hacer una intersección con es espacio súper visionario, vanguardista y concreto, aterrizado y real. Si el día durara 35 horas lo llenamos igual de contenido, no faltan las ideas ni las propuestas.

-Respecto de la tangente que se abre con las charlas y conversaciones, en el programa hay mujeres interesantes como Andrea Ocampo, Javiera Tapia y Arelis Uribe. ¿Cómo llegas a ellas para invitarlas a participar?

A la Javiera y la Andrea las conocí por entrevistas me hicieron, seguimos conversando y luego las contacté por mail. Las cosas salen muy fluidas y naturales, la idea es que las participantes se sientan bien. Lo que pasa es que siempre estoy escuchando y observando la actualidad en la comunidad femenina en general, ya sea en la música, la literatura y, claro, el feminismo. Así me entero de quiénes están hablando sobre lo que Ruidosa también quiere comunicar. Como pasó con la Arelis o a la mayoría de las que están, me hacen muy feliz porque tienen una vocación artística muy potente y transparente, pero al mismo tiempo hay una conciencia de género y activismo súper presente y además un activismo pop que es un formato nuevo, un nuevo lenguaje cercano y súper poco temeroso y tradicional de aquella noción antigua que hay que sacudirse de lo que es ser feminista o de cuestionar el código normativo.

-En noviembre de 2016 realizaste Ruidosa MX. ´¿Qué tal la experiencia y la cultura mexicana sobre el feminismo?

Estuvo muy lindo, fue un desafío importante y muy intento. Organizar algo así no solo desde el aspecto como artista sino como gestora cultural fue muy lindo y no se podría haber hecho sin el apoyo de “Todas partícipes” que lo tomaron como suyo, fue una colaboración increíble de su parte. Lo hicimos también con el Centro Cultural España de allá, en un espacio en el centro de la ciudad de una manera pública y gratuita para todos. Además, tuvimos la participación de organizaciones súper interesantes como Gire que se preocupa de los derechos reproductivos en México y ellos estaban muy interesados de estar presentes y comunicar su causa. El lineup estuvo potente, soy gran admiradora de quienes participaron como Jessy Bulbo, Mon Laferte o la Tere que es una fuerza de la naturaleza.

-¿Por qué decidiste hacerlo en México y no en EE.UU. donde pasas mucho tiempo?

Porque México es un epicentro cultural en Latinoamérica que tiene un eco para norte y para sur y tiene una problemática mucho menos conversada sobre el tema de género. Como artista, si bien tengo la suerte de decir que trabajo en esto y lo hago de forma sustentable, de todas formas me encuentro con un sistema anticuado y muy machista como muchas otras industrias. México es un epicentro donde esta problemática persiste y tiene un impacto y creo que aportar que esto se identifique a través de esta instancia dando testimonios y experiencias de otras mujeres del país y la región, como también celebrar y empoderar a la parte de la población que se ve vulnerada y violentada es lo mínimo que se puede hacer. En enero participaré del festival “GIRLSCHOOL” (EE.UU.) donde se presenta Chelsea Wolfe y yo también voy a tocar, entre otros. Pero después me toca hacer una curatoria porque presentaré un panel de conversación de Ruidosa donde la temática será bien cultural y, entre otros aspectos, hablaremos de diversidad y activismo en la lucha Latina.

c1ca7rxeaa9pyg.jpg