El poder de una vela encendida

La luz de una vela, tiene un significado más profundo de lo que te imaginas.

Las velas son más que un adorno, son utilizadas en distintas culturas y rituales para evocar la luz divina, un estado de iluminación o al poder del fuego. De todos los elementos, el fuego representa la luz de la vida y por eso se considera como de los más importantes.

Encender una vela es un ritual mágico, es abrir una puerta, invocar fuerzas y visualizar canales para entrar en sintonía con nuestra espiritualidad.

Muchas veces, la charlatanería se hace presente para lucrar con rituales que al final ni siquiera son necesarios. La luz de una vela no es ningún tipo de brujería o hechizo, es solamente un símbolo de luz para los que creemos en que todo lo que existe se rige a través de la energía, propia y colectiva.

Las velas son elementos básicos en eventos de tal relevancia como los bautizos, bodas, funerales, etc. En donde su uso adquiere distintas formas, pero siempre con la esencia de guiar e iluminar.

La palabra vela procede del latín ‘candere’ que significa brillar. Desde la prehistoria, el hombre utiliza el fuego como modo de supervivencia, tanto para espantar animales como para iluminar sus cuevas. Claro que no se descubría la cera, pero se ayudaban con ramas secas, pelo de animal y grasa o cebo.

En la cultura occidental, la luz de una vela tiene un significado profundo. Varias personas acuden a ella en busca de respuestas, para hacer peticiones, para encontrarse consigo mismos mientras meditan o permanecen en silencio, para relajarse o incluso para compartir un momento íntimo con otra persona.

Más en la actualidad, podemos encontrar velas, veladoras y cirios de todo tipo, tamaños y colores. Según los que practican este tipo de rituales con velas, cada color tiene un significado distinto.

Velas amarillas: para el trabajo, negocios o cualquier actividad relacionada con la producción de dinero.

Velas rojas: para el amor, la vitalidad y la valentía.

Velas rosas: para la tranquilidad y los buenos comienzos, dan armonía y estabilidad.

Velas azules: estimulan la inteligencia y creatividad, nos ayudan a expresarnos mejor.

Velas verdes: son las de la suerte, te ayudan cuando necesitas encontrar la solución a un tema complicado.

Velas blancas: son un tipo de comodín que puedes utilizar para todos los casos.

Con esta breve descripción ya tendrás alguna idea de lo que necesitas la próxima vez que pidas un deseo o necesitas un empujoncito para lo que quieres.

Recuerda que el chiste de todo es pedir las cosas con el corazón y enfocarte en lo que deseas para hacerlo realidad.