Margot Loyola y su invaluable legado en el folclore chileno

A los 96 años falleció esta gran artista e investigadora de la música y folclor chileno, considerada como una de las figuras femeninas más importantes del rescate de la tradición del país.

Nació el 15 de septiembre de 1918 y hasta el último día, dedicó y entregó su vida a la música. Durante la tarde de ayer, nos enteramos del lamentable fallecimiento de Margot Loyola, una de las folcloristas más importantes de Chile y hoy, queremos recordar su historia recorriendo parte de su importante legado.

Hija de Recaredo Loyola y Ana María Palacios, Margot Loyola comenzó a esbozar su pasión por el folclor desde pequeña en su natal Linares. Estudió piano en el Conservatorio Nacional de Música de Chile y se perfeccionó en el canto con una de las grandes figuras de la lírica entre los años 30 y 50, Blanca Hauser.

Además, se perfeccionó en el baile en las Escuelas de Danza Folclóricas de Lima y Perú, tal como se detalla en un archivo de la Revista Musical de la Universidad de Chile.

2831.jpg

© Mus.cl

Esta artista no sólo sentía el folclor en sus propias interpretaciones, sino que además, tenía la necesidad de ir más allá, de investigar los orígenes y el desarrollo de la música tradicional y su conexión con el mundo exterior.

Desarrolló investigaciones en países latinoamericanos, como Perú, Argentina y Uruguay, y en 1956 decidió ampliar su fronteras y llevó el folclore chileno a Europa.

Viajó a Francia, España, Polonia, Rumania, entre otros países, y cosechó la esencia de canciones y danzas del norte de Chile, del folclore araucano y de las canciones criollas de la zona central y sur.

De encanto campesino y aire sencillo

Así era Margot Loyola, la mujer de la voz armoniosa y del conversar sereno. Los registros la describen como una persona sencilla pero apasionada, que a pesar de haberse convertido en una de las artistas más importantes del folclor chileno junto a Violeta Parra y Gabriela Mistral, conservó su humildad hasta el final.

En una entrevista con CNN Chile en 2014, Margot Loyola habló sobre estos 96 años de folclor, sobre su acercamiento con la música tradicional chilena y su vida íntima en compañía de grandes como Violeta Parra y Pablo Neruda.

Yo nací con el folclor en el vientre de mi madre y en el bailar la cueca de mi padre, ellos me guiaron por ese camino. A Violeta Parra la conocí peleando; yo le pregunté su nombre y ella se enojó y me dijo: ¿cómo, no me conoce?

Margot ya tenía gran prestigio en el folclor cuando Violeta Parra la escuchó cantar en una fonda en la Quinta Normal, y desde ese momento, trabajaron juntas en transcripciones de composiciones musicales y se convirtieron en grandes amigas.

margotloyolayvioletaparra.jpg

© Vcc.cl

Como se cuenta en esta entrevista, Margot guió a Violeta Parra en la difusión de sus obras musicales por las radios y prensa, y además, la motivó a entrar en el mundo de la docencia en la Universidad de Chile.

Con su muerte, Margot deja un legado musical y de investigación sobre el folclore chileno invaluable. Junto a su hermana Estela y también en solitario, Margot grabó Salones y Chinganas del 900, Margot Loyola y su Guitarra Recorriendo Chile, algunos de los títulos de su vasta discografía.

Todo su aporte a la música y la investigación del folclor chileno la llevó a obtener el Premio Nacional de Artes Musicales en 1994, y su fallecimiento no será un impedimento para que su obra siga prevaleciendo en la cultura tradicional chilena.