Avenida Brasil, la redención de Carminha

El 24 de julio pasado se estrenó en Chile la historia de Nina y su antagonista Carminha, producida por O’Globo y escrita por João Emanuel Carneir la cual se convirtió en la favorita de la tarde.

Luego de seis meses de transmisión finalmente la teleserie carioca, Avenida Brasil, llegó a su fin en un horario especial súper “Prime” pudimos ver el desenlace de una de las pocas series que nos han recordado los mejores momentos de las telenovelas brasileñas, como El Clon.

El 24 de julio pasado se estrenó en Chile la historia de Nina y su antagonista Carminha, producida por O’Globo y escrita por João Emanuel Carneir la cual se convirtió en la favorita de la tarde. Al inicio intentaron pasarla dos veces al día, pero al parecer no funcionó la transmisión de la noche “sin censura”. Creo que desde un principio debió ser una serie nocturna que fuera algunos días a la semana, así no habrían tenido necesidad de meterle tanto alargue a los capítulos que terminaron pasando unos pocos minutos de historia tras un resumen eterno y un avance escueto.

A pesar de estas cuestiones estratégicas y técnicas la serie fue una de las brasileñas más exitosas de la tv en los últimos 10 años. Traducida a 14 idiomas y vendida a 109 países Avenida Brasil ha dejado cientos de viudos en todo el mundo.

Anoche se transmitió el último por las pantallas de Canal 13. Algunos no soportaron la angustia y decidieron verlo por internet, en su idioma original y sin cortes. Pero el capítulo igual fue lo más visto de la noche con un peak de peak de 26, siendo el primero de ellos a las 23:43 horas. En esta franja, TVN tuvo 20, Mega 5 y CHV 5 unidades.

El episodio incluyó la confesión de Carminha del asesinato de Max y la posterior prisión de la villana de la telenovela. Al salir de la cárcel, la mujer vuelve al lugar donde nunca quiso estar: el “tiradero” junto a Lucinda. Pero ya ha pasado el tiempo, y Nina, quien comprende que Carminha había actuado dos veces para salvar su vida, la perdona y lleva a su pequeño hijo con Jorgito para que su abuela pueda conocerlo. Las dos grandes rivales de la historia, Nina y Carminha, logran abrazarse y comprender que la vida las mantendrá unidas.

Realmente, la redención de Carminha no dejó de causar impacto ya que varios apostaban que en el final era asesinada, se suicidaba o se arrancaba de Brasil con el dinero del secuestro de su esposo Tifón. Sin embargo, el guionista decidió darle una oportunidad y salvó su alma del infierno.

Es interesante revisar cómo la antagonista interpretada por Adriana Esteves logró ganar protagonismo al punto de sobrepasar incluso el personaje de Nina que era el principal. Pero al rededor de todas las historias hay un factor en común que me atrajo mucho especialmente al momento de resolver los conflictos. Poder analizar cómo los hechos ocurridos en la niñez pueden gatillar un futuro perjudicial para tantas personas, sabemos que se trata de ficción pero no por eso es menos real.

novelaavenidabrasilcenadecarminhaenina.jpg

Creo que el final de Carminha explicado a raíz de las terribles vivencias que tuvo cuando niña podrían darnos una clave sobre el futuro de nuestras sociedades y es que hay un llamado ha la responsabilidad que deben tener los adultos sobre el mundo, no solo por lo traumas familiares que pueden trae a las futuras generaciones sino más bien podríamos extrapolarlo a los problemas en cuestiones medioambientales, económicas y políticas, entre otras. Nosotros tenemos la responsabilidad de crear un mundo mejor para los que vienen y ese es el llamado del guionista con el cual concuerdo totalmente.

Sin embargo, a pesar de todo lo malo, crueles e irresponsables que podamos ser aún existe una esperanza de cambiar las cosas, aún estamos a tiempo. Si Carminha fue víctima de las circunstancias y logró superarlas para redimirse y aportar un poco de humanidad todos nosotros también podemos.

Si te perdiste el último capítulo de Avenida Brasil puedes verlo en el sitio web de canal 13.