Qué hacer y qué no en una cata de vinos

Algunos consejos para que en tu siguiente paseo por una bodega todo salga tan bien como el vino.

Si vas a asistir a una cata de vinos en un viñedo o bodega, ¡felicidades! eres una persona de mundo y estás a la moda. No, ya en serio, hay algunas cosas a tomar en cuenta y que posiblemente no se te ocurren la primera vez que vas.

Toma nota de estos pequeños consejos para aprovechar al máximo tu visita.

Prepárate

Algunas bodegas te reciben sólo con cita previa, no porque no estén felices de que los visites, sino porque su negocio es otro y deben asegurarse de que alguien puede recibirte y atenderte. Si no vas a llevarte las botellas pregunta con anticipación sobre los envíos, ya que no siempre pueden enviar a cualquier destino. Si comprarás más de una caja inscríbete en algún club vinícola para el cual ofrezcan descuentos.

Toma en cuenta el clima

Vas a visitar la propiedad a la intemperie, así que si es otoño o invierno ponte unos zapatos que puedan llenarse de lodo, y en verano piensa en que hará calor. Lleva siempre un sombrero, lentes de sol, bloqueador, repelente y una chamarra ligera.

Otros salvavidas son: quitamanchas para vino, un snack que no se derrita y agua. ¡No olvides preguntar por los vinos de enoteca a la hora de comprar!

Se prueba, no se toma

Para probar el vino, pásalo suavemente por tu boca y mantenlo en el paladar durante unos segundos. Después de eso no es necesario tragarlo (podría terminar en borrachera). Es perfectamente aceptable escupirlo en las coladeras del piso. Siempre da un segundo trago antes de juzgarlo, y tampoco lo hagas basándote en su etiqueta u origen. Descubrir tus propios gustos es parte del chiste.

¡Salud!, ¡Pura Vida!, Santé! ¿O cómo se dice en donde tú vives?