¿Quien es? Carmen Boullosa, una autora que explota cuando habla del otro

Una escritora mexicana reconocida a nivel internacional por su maravillosa forma de crear nuevos mundos.

¿Por qué hablar de Carmen? Simplemente el autor Carlos Fuentes decía “Carmen Boullosa propone otro método para vencer y acelerar la historia que es el sueño” y Carlos Monsiváis “en su poesía hay una fuerza narrativa constante, como en su narrativa una impronta poética” ante estas declaraciones ¿cómo no voltear a verla?

Poeta, novelista, guionista, dramaturga, una amante de la pluma, así es ella. Una mujer que participó en el taller Martín Pescador al que pertenecieron el escritor chileno Roberto Bolaño y Verónica Volkow

Nació el 4 de septiembre de 1954 en la Ciudad de México. Es hermana del poeta, escritor y conductor de televisión Pablo Boullosa y de la poetisa, pintora y conductora de radio Mercedes Boullosa.

Un hecho que marcó considerablemente la obra de Carmen fue la pérdida de su madre cuando contaba con catorce años, si leemos, por ejemplo, “Mejor desaparece” y “Antes”, podemos encontrar las consecuencias que este hecho.

carmen2660x650.jpg

Carmen es una mujer inquieta y describe su trabajo de las siguiente manera “mis primeras novelas tenían como protagonistas niñas. He trabajado después con distintos “mundos”  usándolos como escenario y punto de partida para reelaborar mis obsesiones, mis demonios. Necesito contar historias como una manera de entender la realidad, con los años se me ha hecho mayor esta tendencia, y menor la meditativa. Pienso en activo, digamos, y en cada vez más activo: necesito la fábula, el cuento”

En 1980 recibió una beca para estudiar en el Centro Mexicano de Escritores,  dicha experiencia la ayudó a escribir y publicar su primera novela. Años más tarde, trabajó en El Cuervo, un teatro-bar donde se realizaron algunas de sus obras teatrales, además de ser un espacio para un variado número de actividades culturales, como lecturas poéticas, conciertos de música y mesas redondas de escritores.

Boullosa rechaza tajantemente la idea de individuo en el momento de hacer sus obrar  y aclara que el autor no escribe necesariamente desde su intimidad, porque “desde nuestra más profunda intimidad somos parte de los otros, hechos de los otros (…) Mi piel son ustedes y lo que la ha formado. Fuera de los otros me desintegro, estallo como la masa en el vacío.”

En lo respecta a la poesía, algunas de sus obras más conocidas son “El hilo olvida”, “Soledumbre” y “Salto de mantarraya”, “Europa: Puerto sin mar” y “La salvaja”, entre otras.

Es muy curioso escuchar a la autora confesar que le gusta muchísimo más el mundo literario que el de la vida real: “digamos que si soy escritora nunca fue para buscarme a mí misma. Siempre he tratado de escapar de mí, me caigo muy mal, no me gusta estar en mí.”

Actualmente Carmen vive en Nueva York, sin embargo ella asegura que “mi ciudad sigue siendo la de México, allá transcurren mis imaginaciones, mis memorias y mis vidas imaginarias, aunque a veces, por fuerza de los personajes, tengan que visitar otras latitudes”

Una de mis poesías favoritas de ella es Carta al lobo, te presentamos un fragmento:

Querido Lobo:

Llego aquí después de cruzar el mar abierto del bosque,

el mar vegetal que habitas,

el abierto de ira en la oscuridad y en la luz que lo cruza a

hurtadillas,

en su densa, inhabitable noche de aullidos que impera

incluso de día o en el silencio,

mar de resmas de hojas

que caen y caen y crecen y brotan, todo al mismo tiempo,

….

Llegué aquí cruzando el puente que une al mundo temeroso

con tu casa,

este lugar inhóspito,

inhóspito porque está la mar de habitado,

habitado como el mar.

En todo hay traición porque todo está vivo…

Por ejemplo, aquello, si desde aquí parece una sombra,

¿hacia dónde caminará cuando despierte?

Como fiera atacará cuando pase junto a él,

cuando furioso conteste al sonido de mis pasos.

Así todo lo que veo.

En todo hay traición

…era el camino, lobo,

la ruta que me lleva a ti…

En esta entrevista habla de su amigo el escritor chileno Roberto Bolaño.