Una mujer embarazada realizó un experimento social para ver quién le da un asiento en el metro

Un experimento en el metro de Londres descubrió que casi la mitad de los pasajeros no ofrecerían su asiento a una mujer embarazada.

La bloguera Anna Whitehouse decidió usar una barriga falsa, subir al metro y ver cuántas personas renunciaron a su asiento para ella.

Los resultados no son buenos: cuatro de cada diez personas, para ser exactos, ofrecieron su asiento.

Whitehouse, que tiene dos hijos y también es embajadora de la campaña #ExpectingChange, dijo “El embarazo no es una debilidad, pero es una vulnerabilidad y lo sentí durante mi primer trimestre en particular”.

“Las condiciones para ir al trabajo ocupadas, cansadas y apretadas pueden ser increíblemente estresantes, tanto físicas como mentales, y poder sentarse puede marcar la diferencia. Sin embargo, según mi propia experiencia, considero que las personas están demasiado absortas en sus teléfonos para estar al tanto de su entorno o no ofrecerán su asiento a menos que se lo indiquen”.

Mencionó que “Animaría a cualquiera que necesite un asiento en el transporte público a usar una insignia y hacer contacto visual. Si eso falla, no sufras en silencio, ¡pídelo!”

Su experimento sigue un estudio de 2.000 usuarios de transporte público encargado por la compañía de cuidado de la piel Mama Mio, que encontró que uno de cada cuatro pasajeros no había renunciado a su asiento a una mujer que pensaban que estaba embarazada, en caso de que no lo fuera.

Te recomendamos en video