Lupita Palacios, la abuela mexicana de 96 años que aprendió a leer y escribir

Lupita Palacios, un ejemplo para todos

La mexicana Lupita Palacios se convirtió en un ejemplo a seguir y de orgullo nacional. Nos dio un increíble ejemplo de vida sin quererlo. Mujeres como ella demuestran que no importa la edad, nunca es tarde para aprender.

En ocasiones creemos que ya pasó nuestra hora, que no tenemos tiempo, que eso ya no servirá para nada. Bueno, Lupita decidió retomar sus estudios y aprender a leer y escribir a los 96 años. ¿Lo mejor de todo? Logró cumplir sus metas y eso conmueva a cualquiera.

No solo eso, también el mes pasado consiguió sacar el título de secundaria que ha mostrado con orgullo. Lo más impresionante es que ella no se ha quedado conforme, ahora busca empezar el bachillerato.  

Lupita Palacios

¿Cómo empezó todo?

La señora Palacios tenía una ávida curiosidad por lo que decía los titulares de periódicos y libros. Esto impulsó a la mujer a salir del analfabetismo acudiendo al Instituto Chiapaneco de Educación para Jóvenes y Adultos.

“Ahí buscaba cualquier cosita, mirando si lo podía descifrar” comenta Lupita. “En seis meses saqué mi secundaria, todo eso a mí me ha motivado a querer saber, leer, escribir y servir”

Lupita Palacios

Un poco más de este ejemplo a seguir

  • Es originaria de la comunidad indígena Vicente Guerrero, municipio chiapaneco.
  • Es la mayor de cinco hermanos.
  • No pudo asistir a una escuela con regularidad durante su niñez.
  • Sus padres creían que la escuela era una pérdida de tiempo.
  • De joven trabajaba como comerciante y empleada doméstica
  • Es una de las fundadoras del Mercado Cinco de Mayo en Tuxtla Gutiérrez

Su historia no ha sido fácil

En la actualidad vive junto a una de sus nietas quien tiene parálisis cerebral. Ella comenta que quiere aprender de la historia de México, pero no de Chiapas.

“Estudiando puedo aprender la historia de México. La historia de Chiapas ya la he vivido en persona: los sufrimientos, los fracasos, la pobreza”

Los estudios no han sido un camino sencillo

Lupita usa unas gafas encima de otras para poder descifrar sus lecturas. También, aunque sabe escribir, lo hace con ciertos temblores por la edad. Sin embargo ella continúa tomando apuntes en su libreta escolar.

Lupita Palacios

Es un ejemplo a seguir para sus seis hijos, decena de nietos, bisnietos y tataranietos y ahora también para todos los mexicanos. Ahora está esforzándose por cursar el bachillerato, un proyecto que la mantiene entusiasmada.

"Yo me siento muy bien, como ve. Así como le digo, poquito a poquito voy aprendiendo a ver cómo puedo servir a esta santa tierra a mis 96 años"

Lupita Palacios dice entre risas que nadie le dará trabajo, pero que si se pone alerta algo podrá encontrar. Lo importante para ella es continuar conociendo la “ley de la vida”.

También lee

Te recomendamos en video: