Un poquito de mi sangre, Día internacional del donador de sangre.

¿Qué se siente donar sangre y cómo es la experiencia? Les cuento como lo viví.

Hace muy poco, me tocó donar sangre. Es una experiencia que nunca había tenido y que me gustaría compartirles el día de hoy que es el Día internacional del donador de sangre. Y lo hice un poco tarde, porque en realidad no importa el día, en cualquier momento puedes compartir tu salud con alguien más. Aparte de que para hacerlo, tienes que tomar en cuenta ciertas preparaciones.

De primera instancia, siempre había escuchado que para donar sangre, era necesario ayunar 8 horas. Cuando revisé los requerimientos del hospital al que acudí, pedían ayuno de al menos 4 horas y que la última comida hubiera sido una balanceada, eso sí, no sé si sea requerimiento general, pero al menos en ese sitio no les gustaba la idea de que la última comida hubiera contenido lactosa.

Haciendo las preparaciones pertinentes, acudí al hospital. Donde me midieron y pesaron. Para donar sangre es necesario pesar al menos 50 kilos y medir al menos 1.50 metros. Una vez pasados los dos primeros requerimientos, te pasarán a una sala para revisar tus venas y ver si parecen lo suficientemente anchas para el procedimiento, así como elegir de qué lado van a extraer la sangre que será analizada y de cual se hará la donación.

No soy de esas personas que les tiene miedo a las agujas. Por lo general, si me van a sacar sangre, lo único que necesito es no ver para no sentir mucho mientras lo realizan. Y esta vez me volvió a funcionar el truco. No miré mientras sacaban la sangre y momentos después me invitaron a esperar los resultados en la salita. Es un momento importante, ¿Qué tal si descubren algo que no sabía? A veces nuestros propios cuerpos nos aterrorizan con los secretos que suelen esconder.

Pero llegaron los resultados y ¡Oh sorpresa! Mi dieta casi vegetariana, tremendas ingestas diarias de agua pura, frutas y verduras están dando frutos: totalmente sana y perfecta para donar. Ahora sí, en lo que sigue no podría mentirles. Después de pasar esta prueba siguió una pequeña consulta con un doctor, con muchas preguntas incómodas, como suelen ser las consultas con los doctores.

Después de las preguntas y el estudio que decía que todo estaba perfectamente, me guiaron a una sala más grande, con grandes sillones cómodos. La persona encargada de la donación me mostró todo el equipo, todo nuevo, y comenzó el proceso, que fue rápido. En promedio, dura de 8 a 10 minutos.

Aunque yo les diga que soy muy valiente en cuestiones de agujas, sí me resultó un poquito incómodo, pero pasó rápido. Terminado el proceso, me ofrecieron algo de comer y me dieron varias recomendaciones con las que, les juro, no pasé tan mal el resto del día.

Quería compartirles esto, porque en verdad que un poquito puede hacer la diferencia, además de que te beneficia. Por ejemplo, la clínica a la que acudas se encargará de hacerle un análisis completo a tu sangre, el cual después te será entregado. Y no sólo es identificar si tu sangre tiene todos los niveles adecuados, sino también te certificarán que estás libre de VIH y de hepatitis. Y tendrás un certificado al respecto.

No necesariamente te sentirás mal después de donar sangre, aunque es bueno que te abstengas de hacer ejercicio durante el resto del día. Tomar muchos fluidos y hacer una buena comida te ayudarán a combatir cualquier malestar. Aunque aquí siempre entra en juego la subjetividad, cada persona es muy distinta y puede ser que otros sí hayan experimentado más malestares. De cualquier forma, tomen el resto del día con calma.

Respecto a nosotras, he leído que las mujeres pueden donar sangre en su periodo y en otros que no deberían. Yo creo que cada cuerpo es distinto. Pero si eres como yo y te sientes muy cansada en esa temporada del mes, de por sí, no te lo recomendaría para nada. No pueden donar sangre las mujeres que se encuentren embarazadas o lactando, eso sí.

En realidad la cantidad que donarás es poca, en relación a la cantidad de sangre que tiene el cuerpo, 350ml, que tu mismo cuerpo va a reponer en un total de tres meses.

Por lo que las dejo con una última pregunta chicas: si se sienten orgullosas de su estado de salud, ¿por qué no compartirlo con otros?