Lo complicado de usar minifalda

Soy de las que nunca está conforme con cómo se ve en minifalda

No sé si los tacones o la minifalda sean el ícono más representativo de la sensualidad de una mujer. Hay quienes utilizan uno de estos, o los dos para una combinación digna de femme fatale, para ayudarse en la conquista o coqueteo.

A mí me gustan los dos. Los tacones porque soy bajita y me hacen sentir un poco más cómoda, además de que le dan un toque sexy a casi cualquier atuendo; y con las minifaldas tengo una relación amor/odio que todavía no comprendo muy bien.

Desde que era adolescente me tocaba oír todo tipo de anécdotas y quejas relacionadas con las minifaldas. Algunas de mis amigas no querían usarlas nunca porque se quejaban de que sus piernas eran demasiado delgadas mientras que yo, que siempre he sido de piernas (a mi gusto) demasiado gruesas, las envidiaba y pensaba que si tuviera piernas delgadas no dudaría en ponerme minifalda.

Y es que de alguna forma creo que hay una fina línea entre “se ve muy bien” y “se ve terrible”, sobretodo con las minifaldas ¿Qué tan corta es lo adecuado para quién? Aunque siempre he creído que el mejor consejo a la hora de vestirse es “de la moda lo que te acomoda”, hay ocasiones en las que me pregunto si nadie le dijo a una chica que su falda es tan corta que sin problemas podría pasar por ropa interior.

No sé si soy la única a la que le pasa esto pero después de varios comentarios de mi madre del estilo “Esa falda está demasiado corta, te hace ver vulgar” y también numerosos “deberías ponerte falda más seguido, te ves muy bien” ya no sé qué pensar. Necesito que alguien se ponga de acuerdo y me facilite la elección de minifaldas para estar más segura la próxima vez de si se me ve bien o, definitivamente, debería optar por un pantalón coqueto.