Cuando me gusta un hombre

Hay ciertas actitudes que adoptamos las mujeres cuando un chico nos gusta.

Si bien muchas veces me han dicho que me veo como una mujer con personalidad y que no se achica con nada en el plano de la conquista, suelo ser un poco diferente. Cuando me gusta un tipo, me cuesta un poco  abordarlo por primera vez hasta llegar a hablarle. Si bien me doy el ánimo de acercarme, no siempre lo hago bien. De hecho, siempre cometo el error de ser demasiado fría y hasta un poco ruda.

Más de alguna vez un hombre con el que he salido me ha dicho “cuando te conocí, pensé que eras muy mala onda” y claro, porque cuando me atrae un tipo, suele ponerme una especie de coraza. Le hablo cortante, no lo miro mucho a los ojos y trato de ocupar mi indiferencia para que no se note lo mucho que me gusta.

Sin embargo, cuando va pasando el tiempo, comienzo a soltarme. Trato de aparecerme en lugares donde él va a estar. Me acerco, lo saludo, lo invito a bailar y suelo reírme todo el tiempo. Muchas de mis amigas siempre notan que un tipo me encanta, porque no paro de coquetearle con la sonrisa y de decirle una que otra frase con doble sentido.

También hay chicas que dicen ponerse muy nerviosas, ponerse rojas cuando lo ven y por lo mismo nunca se acercan, al menos que tengan una copa de vino en el cuerpo. Otras se vuelven torpes. Se les cae el vaso, la cartera, se golpean la cabeza, tartamudean, hasta que sin querer llegan cerca de él sin darse cuenta. Para ellas la mejor estrategia son las redes sociales, ya que son muy útiles para entablar conversaciones extensas, donde puedes pensar dos veces antes de escribir y se dan temas que luego puedes tocar con él cuando lo veas. Inténtenlo.

Hay otras que son más directas y con personalidad. Que llegan directo donde está o no paran de mirarlo y son más frontales, algo que por lo menos a mi me gustaría hacer, pero creo que me falta un poco de seguridad.

Y tú, ¿cómo te comportas cuando alguien te gusta?