El primer día del año

Me decidí y pasé este año nuevo en la playa y en realidad era la mejor opción. Pero hay que decir que la despertada de hoy es igual de fatal como lo sería en la capital.

Me decidí y pasé este año nuevo en la playa y en realidad era la mejor opción. Pero hay que decir que la despertada de hoy es igual de fatal como lo sería en la capital. Son las doce del día e intento dormir entre las risas de mis primas chicas, pero es imposible, mejor me levanto a tomar un poco de agua, porque la recibida del 2012 estuve muy buena.

Sin embargo, aunque quiera quedarme acostada, prefiero levantarme para almorzar nuevamente en familia antes de volver a la terrible realidad de  que me espera en Santiago. Sinceramente no sé cómo voy a hacer para recuperar el sueño y mañana levantarme a las ocho de la mañana para ir a trabajar, pero es parte de la vida no más.

Me imagino a cuántos de ustedes les debe pasar lo mismo. Es ahora cuando nos lamentamos no habernos ido a la cama un poco más temprano, para tener el cuerpo un poco más repuesto, pero hay un dicho que dice “lo comido y lo bailado, no te lo quita nadie”, ¿no creen?

Como buena tradición de 1 de enero, mi padrino ya tiene listo el cebiche y mi tía, el mariscal. Es que dicen que no hay nada mejor que los mariscos y el pescado para reponerse luego de una noche de fiesta. Claro que es una forma de ayudar a los más jóvenes de la casa, porque los demás no se acostaron a las 8 de la mañana. Es por eso que mi hermano y yo, somos el centro de las bromas en la mesa.

Creo que este primer día del año, estaré todo el día durmiendo hasta que mi cuerpo se reponga y pueda manejar de vuelta a Santiago para seguir descanso y poder comenzar de la mejor manera la primera semana del año, espero que tenga éxito en eso y ustedes también.

¿Cómo es tu primer día del año?