Maratón de Navidad

Cuando hay que dividirse para poder festejar con todos los que quieres.

Si bien la Navidad es una fecha para estar en paz, amor y en armonía con la vida y la familia, tristemente cada año se vuelve más y más tediosa. Primero, por lo regalos. Aunque la mayoría hable de que ese no es el sentido de la celebración, que vuelve todo más muy frívolo y  consumista, de todas formas uno se esfuerza por entregarle uno que otro detalle a la gente que quiere. Por lo menos así lo hago yo. No gasto mucho, pero sí doy una atención aunque sea con algo simbólico. Pero de todas formas estresa. Pasas horas y horas encerrada en el centro comercial, corres de una tienda a otra y después llegas a la casa para prepararte para envolver una enorme cantidad de presentes y si tienes suerte, es posible que no se olvide para quién era cada cosa.

Luego de eso está el dónde lo vas a celebrar. En mi caso no estoy casada, pero soy hija de padres separados. Es un estrés saber cómo voy a dividir mi noche para estar con ambos, porque saludar al otro día no es tan emotivo. Por lo general, y aún más cuando estoy en pareja, recorro toda la capital para esa fecha. Primero ceno en la casa de uno de mis padres. Después voy a saludar al otro-con el que no cené- luego voy a la casa de mi mejor amiga, comparto con su familia-que como mi segundo hogar- y finalmente termino en la casa de mi pareja.

En el caso de las parejas de casados y con hijos, he visto lo complejo que es dividirse. Primero hay que decidir si: cenan solo con los niños en la casa, si van a la casa de los padres de él o los de ella. En el caso de tener una buena organización, puede ser posible hacer una gran cena todos juntos, pero como no todo es tan perfecto, hay veces en que no todos se llevan bien o algunos viven fuera de la ciudad o al final te das cuenta que hacer eso te haría tener más de 30 invitados en casa.

Al final he visto que algunos deciden pasar la Navidad con la familia de él y el año nuevo con la familia de ella o viceversa, lo cual no deja de ser una buena opción. Y tú ¿cómo te organizas?