Las personas no cambian

La esencia de tu pareja siempre será la misma y la tuya también.

La verdad es que la gente no cambia. Esto pasa en todo orden de cosas, pero cuando más cuesta aceptarlo, es cuando estamos en pareja. Si eres de las que tiene la esperanza de que el tipo mujeriego va a dejar de serlo, fail. Si crees que de un día para otro va a ser romántico, te digo que no creo que pase.

Aunque él te diga lo contrario, es mejor que pierdas la esperanza de que hacer que los problemas se van a solucionar,  porque no va a cambiar eso que te irrita. Y asume que tú tampoco, cambiarás. Una cede por un tiempo, pero sigue pensando igual.

Siempre he pensado que la gente sí puede evolucionar, pero su esencia va a seguir siendo la misma. Uno puede conversar las cosas, decir lo que a una la tiene agotada y pedir poco a poco que se vayan ajustando, pero no pedir cambios.

Si bien no tengo toda mi vida hecha y sigo siendo media mañosa, creo que si hay algo que he aprendido es a ser tolerante. Ya no le pido a mis parejas que cambien ni les digo “es que no me gusta que seas así”. Prefiero conversar lo que no soporto, aunque obvio que a veces se me sale lo bruja y grito como las locas, pero esos son arrebatos.

Una vez una chico me dijo “Hay que poner las cosas en una balanza, si me ganan las cosas buenas, mejor déjame”, y lo hice. Porque en verdad era un tipo que no era para mí. Era frío, poco caballero, egoísta y aburrido. Pese a que yo lo acompañaba siempre y era su compañera, preferí dejarlo en lugar de calentarme la cabeza. Después, cuando lo dejé, entendió que yo no estaba tan equivocada. De hecho hasta hoy sigue soltero y cada chica que tiene se le escapa. Él no ha evolucionado, es un niño.

LA TOLERANCIA LO ES TODO, ¿NO CREEN?