El sentirse amada

Hay veces, sobre todo cuando una está en una relación que lleva poco tiempo afianzándose o cuando las cosas no andan bien, en donde algunas comenzamos a sentir dudas de lo que siente el otro.

Hay veces, sobre todo cuando una está en una relación que lleva poco tiempo afianzándose o cuando las cosas no andan bien, algunas comenzamos a sentir dudas de lo que siente el otro.

Algunas nos preguntamos ¿realmente me amará? Y todas esas respuestas las buscamos en sus actitudes. Por ejemplo, me ha pasado que hay veces en que he medido su amor en los esfuerzos que mi pareja hace por mí o si me llama o si me considera en sus actividades. Si bien tiene algo de lógica, creo que también vale la pena incluir en si el tipo está en aquellas ocasiones en las que realmente lo necesitas.

Por ejemplo, hay hombres que realmente les da lata ir contigo y tu familia a almorzar o que no le interesa salir con tus amigas y sus parejas, pero cuando tienes que ir corriendo a la clínica porque tu abuelo está enfermo, es el primero en llegar. Con el tiempo he aprendido a lo que es realmente importante y a comprender la forma en la que el otro ama.

En mi caso, yo amo con todo. Me fascina ser detallista, me gusta que sorprender, hacer regalos que tengan algo especial, invitar a partes originales y escribir, escribir y escribir. Pero esa es mi forma y no busco que el otro entregue lo mismo. Una vez tuve una pareja que no era muy detallista ni romántico, pero sus valores e inteligencia era lo que me cautivaba. Era de esos tipos buenos. SU forma de amar era muy distinta a la mía, pero siempre me hizo sentir a gusto.

También pasé por esa mala experiencia en la que sientes que no te entregan lo suficiente. Ese tipo no aceptaba mis invitaciones, me plantó varias veces y no le importaba, no era cariñoso y claramente me hizo sentir poco considerada en su vida. Creo que eso meses fueron horribles.

Por otro lado, el sentirse amada también va de la mano con cuánto uno se quiere. Primero una tiene que sentir que es lo mejor, para que no dejes en manos de otros el sentirse valorada. De esta forma siempre sabrás lo que quieres y lo que no quieres. Sabrás si te sientes amada o no.