Disfraces caseros

Se vienen muchas fiestas de Halloween, por lo que te invito a leer algunas ideas para que por pocos pesos y sin necesidad de arrendar, seas la más original de esta celebración.

Se viene Halloween y quizás estás invitada a más de alguna fiesta de disfraces y si no tienes ninguna, te sugiero que organices alguna.

Puede ser que esté hablando de más, pero por lo menos en mi círculo de amigas, es muy entretenido tener que disfrazarse. Lo malo, es tener que andar estresada buscando algo que nos quede bien y más encima, tener que invertir en algo que después tendrás que devolver.

Es por eso que me puse a revisar mi closet, porque este fin de semanada tengo dos fiestas de Halloween. En él busqué diferentes atuendos, que con un buen maquillaje, funcionarían como un increíble disfraz.

Por ejemplo, vestirse completamente de negro, puedes hacerte pasar perfectamente como Morticia o un “Ángel malo”. De hecho muchas veces me he disfrazado de eso último y las alas negras me las confeccioné yo misma. Recorté dos pedazos de cartón en forma de alas y fui a comprar plumas negras a la cordonetía y listo. Las amarré con un cordel y las colgué en mi espalda.

Creo que más de alguna tiene ropa rayada. Con ella puedes disfrazarte de encarcelada y de blanco completa, puedes ser una enfermera sexy o fantasmal, según el maquillaje que ocupes.

Otro buen disfraz casero, es el de cow boy. Con unos lindos jeans, unas botas, una camisa y un pañuelo al cuello, ya la hiciste. El sombrero puedes comprarlo en el supermercado o simplemente no llevar.

Una vez, una amiga se disfrazó de Noche. Fue muy original. Se vistió completamente de negro, recortó unas estrellas y se las pegó a su ropa. En la cara se dibujó una semi luna. Realmente no gastó nada en tener un atuendo full novedoso.

Una buena opción es ir a la ropa usada. Ya que ahí puedes encontrar un sinfín de atuendos a buenos precios y muy por debajo de un arriendo. Y lo mejor es que luego puedes reutilizarlo. Una vez, compré una bata de satín roja. Debajo de ella me puse unas calzas y un peto. Me hice unas trenzas a cada lado y me las di de boxeadora. En las manos me amarré unas vendas. Todo por muy pocos pesos.

Y tú ¿ya pensaste en tu disfraz? Además, en una de esas un buen disfraz te peude servir para hacer algún show erótico, ¿no creen?