logo
17/12/2019

Las restricciones que tuvo Érika Vélez en MasterChef Ecuador

La presentadora de MasterChef Ecuador, Érika Vélez, nos cuenta de su experiencia como parte del famoso reality de cocina. Además revela si sabe cocinar o no y lo que aprendió en este programa así como sus proyectos personales y sus nuevos retos.

La sazón manaba es una de las más exquisitas que tiene el Ecuador y así lo ostenta Erika Vélez, presentadora y actriz nacional, ya que nació en la bella provincia de Manabí.

Y cómo no hablar de cocina y comida típica de nuestro país si Érika culmina el 2019 con un check más a su lista de sueños al cumplir el proyecto de ser presentadora del reality internacional más importante de gastronomía MasterChef.

Recuerda cuando le hicieron esta propuesta y solo siguió a su corazón. “Estaba grabando en 3 familias pero vi en MasterChef un reto muy importante al ser una franquicia de renombre con un formato diferente a mi experiencia en conducción, animación y actuación, así que le aposté mi 100% y aquí estoy muy feliz de haberlo cumplido y sobre todo por las maravillosas personas que conocí”, destaca.

En algunos de sus post en redes sociales cuestionaban a la presentadora por mostrarse muy seria y formal pero ella explica que el programa no le daba mucha libertad al inicio, tenía que cumplir con los requerimientos del reality e incluso le impedían probar la comida de los participantes.

La actriz ecuatoriana cuenta que todo fue grabado en los estudios de RCN en Colombia de la mano de una productora que ya se sabía al revés y derecho todo sobre el reality que se transmite en otros países.

“Pero lo más hermoso que pude experimentar es la convivencia con cada una de las personas que fueron parte de MasterChef Ecuador. Había una convivencia linda tras cámaras, con quienes conformaban el jurado: Quique Sempere, Jorge Rausch y Carolina Sánchez salíamos a almorzar, a veces íbamos a los restaurantes de Jorge y nos reíamos mucho de nuestras experiencias. Grabábamos todos los días, a veces veníamos ida por vuelta a Ecuador para grabar uno que otro reto y volvíamos, era como un viaje de escuelita y nos divertimos cada instante”, detalla Érika.

Luego de cada capítulo, algunos tenían hambre y otros aprendíamos de los tips culinarios que aportaban, tanto de participantes como de quienes conformaban el jurado. No sé si solo me pasó a mi pero Érika dice que también compartió muchos conocimientos, y más aún estando tan cerquita.

Dice que sí sabe cocinar y que tiene una buena sazón considerando a su natal Manabí, tierra del encebollado, la tortilla de yuca, el viche, el plátano, el maní, en fin; Le gusta cocinar en plan de reuniones de amigos, con un buen vino. “Jorge Rausch me enseñó a hacer risotto en olla de presión en apenas seis minutos, imagínate fue algo maravilloso. Otro me dijo cómo podía lograr que el aguacate no se haga negro, y otros consejillos de cocina. Es como haber entrado a un laboratorio con mucha química en el que nos nutríamos de cariño y aprendizaje.

Si a alguno se les olvidaba algún ingrediente, se ingeniaban para remplazarlo con alguna de sus mezclas . Yo realmente me asombraba de ver cómo se daban modos para superar los retos que eran medios complejos pero sacaban sus recetas a costa de todo”, cuenta.

Beto Larco resultó como el mejor cocinero aficionado de Ecuador en la primera edición de MasterChef y Érika enaltece su amor y dedicación. “Las ganas que le puso desde el inicio es algo de aplaudir, aquí todo podía pasar”, recalca a propósito de la gran final del programa.

Pero a parte de esta meta cumplida a nivel profesional, Érika le apuesta a sus nuevos emprendimientos. Cierra el 2019 con la presentación de su nuevo local de depilación de cejas “ME by Erika Vélez” junto a su socia Carolina Urquizo. Además alista la presentación de su línea de labiales y no podía dejar de hacer lo más ama: actuar. Seguirá en 3 Familias de Ecuavisa, es parte del elenco de la obra de Teatro de Alicia en el País de las Maravillas. “Siempre quise la Reina de Corazones”, confiesa.

Dice que su corazón está feliz y tranquilo. Sus seguidores siempre le preguntan cuándo se casa y cuándo tendrá hijos pero estos son temas “que no le quitan el sueño”. “Siempre le gusta preguntar eso a la gente pero hay tiempo para todo, yo ahora estoy dedicada a esos planes que estaban escondiditos. Hay que pensar muy bien con quien te casas y muchísimo más con quién tienes hijos, así me aconsejaron una vez”, menciona.

La Navidad y su Fin de Año son muy familiares. En el caso de la primera celebra en Manta con los suyos, nunca ha fallado a la cena del 24 junto a ellos. Aprovecha para reunirse con los amigos que lan ha apoyado en toda su carrera así como con sus colegas.

“El Fin de Año me toca pasarla donde me toque, no me amanezco ese día y les aconsejo que reciban el 2020 con una oración para agradecer lo bueno y lo malo que se va para ser mejores y atraer nuestros éxitos en lo que llega”, recalca muy emocionada la guapa actriz.

Relacionado: