Por qué Sarah Ferguson nunca fue una verdadera competencia para la princesa Diana

Sarah Ferguson y Diana fueron muy cercanas pero los celos se que tenían entre sí terminó por separarlas

Sarah Ferguson (Fergie) era amiga cercana de la fallecida princesa Diana. Hace 30 años, ambas eran conocidas por ser las royals rebeldes, que imponían con su estilo y tenían una amistad de la que todos estaban pendientes. En cierto modo fueron un sistema de apoyo mutuo ya que ambas se casaron con hombres de la realeza y tuvieron que someterse a los protocolos más estrictos que las hacía sentir infelices.

Sarah se casó con el príncipe Andrew, hermano de Carlos por lo que terminó siendo cuñada y confidente de Diana, aunque en el fondo, había una competencia por agradar a la reina y por cumplir con las expectativas de la corona y el pueblo. La presión era más fuerte para Diana pues ella sería la futura reina, según la línea de sucesión de Carlos.

Duchess of York, Sarah Ferguson, and Diana, Princess of Wales, #pinkladies

A post shared by Duchess Fergie of York (@royallyfergie) on

 

Pero Fergie nunca fue competencia real para Diana. En apariencia y actitud destacaba, pero no era más inteligente ni bonita que Diana. Estaba más preocupada por formar parte de la familia real que nada, mientras que Diana sólo quería acercarse más al pueblo.

A pesar de que Fergie era más alocada y simpática, Diana tenía elegancia y un encanto que enamoraba a cualquiera. Fergie era una jinete experta y amaba los caballos, sabía conducir, esquiar y se divertía en los eventos sociales.

🌟💐🌟 #duchessofyork #sarahferguson #princessdiana

A post shared by Sharon (@thewindsorsfamily) on

Diana confesó haber estado celosa de Fergie, empezando porque Carlos la comparaba con ella. Para Lady Di, Ferguson en realidad se estaba divirtiendo, mientras ella luchaba por sobrevivir en un mundo que no entendía.

Juntas eran dinamita y a espaldas de la Reina rompían cuantas reglas podían. En 1991 ambas habían planeado dejar a sus maridos y escapar del Palacio pero Diana sabía que no había forma de que ella se viera envuelta en problemas por la impulsividad de su cuñada.

Dejaron de hablar en 1996 tras un cúmulo de desacuerdos entre ambas. Diana murió al año siguiente en agosto de 1997. Sarah ha afirmado no saber por qué Diana fue tan tajante con ella. Sin embargo, se dijo que fue por algo que ella hizo.

En el libro 'Mi historia', la Duquesa de York, incluyó una anécdota que insultó a la princesa de Gales:.

La Duquesa dijo que se contagió un hongo en los pies después de usar un par de zapatos que le prestó a Diana. Ante esto, Lady Di dejó de tener contacto con ella y, a pesar de los intentos de Fergie por arreglarla, nunca volvieron a hablar.

 

Te recomendamos en video