Así fue como Camilla Parker vivió el acoso por ser amante del príncipe Carlos

Camilla Parker nunca ha sido la favorita de la sociedad británica por su historial con el príncipe Carlos

El matrimonio de 11 años del príncipe Carlos y la princesa Diana estuvo plagado de escándalos, asuntos sin resolver y el triste hecho de que nunca estuvieran realmente tan enamorados como la prensa ilusionaba. El final lo conocemos todos: Carlos y Diana se divorciaron en 1996, un año después, Diana murió trágicamente y hasta 2005, Carlos y Camilla hicieron oficial su relación.

La felicidad por el nacimiento de Harry, en 1984 no duró mucho tiempo ya que en 1986, el Príncipe Carlos inició un amorío con Camilla Parker Bowles que terminó por destrozar el corazón de la princesa.

Camilla Parker, actual esposa del príncipe Carlos, habló en 2017 por primera vez a la prensa de la época en que fue 'la otra' en el matrimonio de la princesa Diana y del momento en que se hizo público su romance con Carlos de Inglaterra. El escándalo estuvo claro, en que él estaba casado con Diana de Gales y ella con Andrew Parker Bowles. En una entrevista con The Mail on Sunday, la consorte del heredero de la corona británica explica con "un candor asombroso" (según el propio diario) cómo se convirtió en prisionera en su propia casa: "Fue horrendo".

La prensa hizo eco de la traición del príncipe heredero con una mujer casada; la noticia puso en jaque a los dos matrimonios y, sin duda, los cuatro protagonistas de esta polémica sufrieron mucho. Así lo confesó la propia Camilla, quien ha concedido una entrevista para la revista You Magazine en la que, por primera vez, explica uno de los capítulos más difíciles de su vida.

"Me sentía prisionera en mi propia casa", recuerda la ahora duquesa de Cornualles refiriéndose a lo que sintió cuando se destapó su amorío con Carlos en los medios de comunicación.

Camilla vivía prácticamente escondida por el acoso de la prensa, en un momento en que era una de las mujeres más odiadas por los británicos: "Durante más de un año, cuando vivíamos en Middlewick House, yo no podía ir a ninguna parte". Incluso su hijo Tom Parker Bowles llegó a decir que "los paparazis los seguían a todas partes y los acechaban como fantasmas".

Según Camilla, el dolor que sintió ante el acoso de los paparazzis "no se lo desearía ni a su peor enemigo".

 

 

Te recomendamos en video