La miserable infancia de Luisito Rey

Luisito Rey fue un padre ambicioso y abusivo pero su historia es de un niño que vivió en la miseria

En la serie de Luis Miguel, el intérprete pone a su padre Luisito Rey como un monstruo cegado por la ambición y el poder sin embargo, detrás de su crueldad existe un oscuro pasado que aunque no justifica su comportamiento, nos acerca a entender su tormento.

El hombre narcisista y mitómano que fue Luis Rey era capaz de ser encantador cuando él quería para sacar provecho y conseguir jugosos tratos para su hijo cuando recién iniciaba su carrera. También consiguió bienes materiales y mujeres que caían rendidas a sus pies a espaldas de Marcela.

#luisitorey #marcelabasteri #luismiguel #luismiguellaserie

A post shared by Luis Miguel ❤️ (@porsiempreluismi) on

Lo sorprendente es que, para los que más conocieron de cerca al cantante, aseguran que no era como aparece en la serie, a pesar de que sí había una fractura en su relación con Luis Miguel.

Luis Gallego era un cantante andaluz y un virtuoso intérprete de la guitarra, pero mientras que en su tierra española no tuvo el éxito esperado, el destino lo llevó a México, donde fue bien recibido, aún cuando su carácter y los vicios lo llevaron de fracaso en fracaso. El periodista Javier León Herrera describe en su libro Luis Miguel. La historia: "Siempre de la mano del clan de sus inseparables hermanos mayores, emprendió una vida más propia de granujas que de artistas, llena de engaños y más de una acusación de su propio staff"

De acuerdo con Rosa Barbarito, viuda del hermano de Luis Rey, la gente se equivoca con la imagen que tienen de él y que de niño vivió atormentado ya que fue secuestrado y explotado.

"La gente está equivocada con respecto a Luis Rey. Sí tenía un carácter muy fuerte pero pasó mucha tristeza en su infancia. Él nació en una post guerra y aquí en España había mucha hambre. Su padre estaba enfermo y su madre tenía que trabajar y sacar adelante a sus hijos", cuenta.

Sin embargo, Luis vivió mucha angustia cuando por medio de engaños, llegó a Argentina, cuando apenas tenía 10 u 11 años. "Él fue secuestrado. Se lo llevaron a Buenos Aires, donde pasó mucha angustia para poder escapar hasta que pudo volver a España. Una señora le daba de comer sardinas. Llegó metido de polizón en un barco. A sus padres los engañaron diciendo que su hijo estaba bien y que les iban a mandar el dinero que ganara".

Y es que su madre tenía la ilusión de que Luis Rey triunfara en la música por lo que lo enviaron  a Argentina bajo promesas falsas de éxito. Al regresar a España, sus creaciones no fueron bien recibidas por el régimen de Franco, ya que la creatividad y la libertad de expresión eran totalmente reprimidas.

Pronto, Luisito emigró a París, donde pudo desarrollarse como autor de letras para otros artistas. Ahí fue donde conoció a Marcela Basteri.

Sin duda, su vida estuvo plagada de sueños y fracasos, muchos de los cuales quedaron plasmados en sus canciones como sucedió con "Frente a una copa de vino", donde satiriza su miseria y se burla de quienes no creen en él. A pesar de que sí fue un hombre cínico y egoísta a quien no le importó pasar encima de quien sea (incluyendo su propia familia) con tal de satisfacer su obsesión, también fue un talentoso artista incomprendido que terminó por crear a uno de los ídolos más grandes que la música pudo haber tenido: Luis Miguel.

 

Te recomendamos en video