Por qué todas debemos ir a ver 'Sexy por Accidente'

Esta película muestra que no hay mujer fea sino con poca confianza en sí misma.

No, no es una 'chick flick' de esas de mujeres heteronormativas que tienen el trabajo soñado en Nueva York, toman cocteles carísimos y se quedan con un hombre blanco y riquísimo. No, no se trata de las aventuras de Primer Mundo de Carrie Bradshaw y su talla dos, sino de una mujer como todas nosotras, que sufre un tormento que nos regalan desde la infancia: no sentirnos lo suficientemente hermosas y por ende no lo suficientemente buenas para todo, ni aceptadas, ni merecedoras de ser amadas. Esa es la gran premisa de 'Sexy por Accidente', donde Amy Schumer está en el esplendor de su comicidad. Y aunque para muchos es insoportable, en esta película muchas mujeres lograrán identificarse con ella.

Porque Renee Bennett, a diferencia de todas esas heroínas interpretadas por Anne Hathaway, Kate Hudson y otras lumbreras de la comedia romántica, no es extraordinariamente bella, ni tiene un trabajo increíble, no tiene amigas estilosas y agudas y apenas sí puede vivir como una persona promedio, con todo lo que eso conlleva. Sus inseguridades son las nuestras, sus amigas son como las nuestras. Fuera de eso, vive, como nosotras, bombardeada todo el tiempo por imágenes de belleza que le dicen que por gorda no conseguirá a nadie, por cachetona no conseguirá lo que quiere, por bajita, rodillijunta, rubia, etc, no es suficiente para nadie ni para nada. Ese es el gran tormento de esta protagonista, que toma en esta época las banderas de Bridget Jones, que también estaba llena de defectos y que vive nuestros mismos conflictos. Y el principal de esta película es que ese complejo de no ser una gran belleza nos afecta más de lo que creemos, al punto de no reconocer (y ese es el gran mensaje de la película) lo bueno que hay en nosotras. Que por andar pendientes de todo lo que no somos – y esa es una frase de uno de los personajes de la película- no vemos lo genial que existe adentro.

Puede que acá eso suene como la misma carreta de 'belleza interior' que le venden a uno las revistas que, con hipocresía te dicen "ámate, pero baja de peso para tu cuerpo de playa", pero en 'Sexy por accidente' eso está mejor reflejado. Esta protagonista no cambia mágicamente de la noche a la mañana, no le hacen un extreme makeover (cosa que se agradece), no es irreconocible ni le pasa un milagro, pero obtiene algo mejor: una actitud poderosa que le abrirá las puertas hacia todo. Claro, todo envuelto en hilarantes situaciones. Y por eso, su moraleja es mil veces mejor que la de cualquier 'chick flick' contemporánea, porque realmente, para que una mujer sea la heroína de su historia no necesita nada externo para cambiar, sino que todo está en ella. Pero quizás esto también son palabras que han visto hasta en los momentos mágicos de Disney, por eso tienen que ir a verla.

 

Aclaro que ningún productor de esta película me ha pagado y que nunca quisiera conocer a Amy Schumer. Pero en 'Sexy por Accidente' ella y el elenco (Michelle Williams tiene una vena cómica magistral) muestran cómo una mujer no necesita de tantas cirugías, cremas y todo lo que nos pretenden embutir para supuestamente gustar y ser exitosas, sino de una actitud poderosa e imbatible. Y eso sí que es sexy.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO