Niñas que tienen buena relación con su padre se convierten en mujeres empoderadas

La relación padre–hija puede estar llena de mitos, pero cuando es sólida arroja grandes beneficios

Las niñas que han crecido teniendo una buena relación con su padre terminaron convirtiéndose en mujeres empoderadas y emprendedores, que no guardan temor o resistencias a los cambios. Dispuestas a comerse al mundo.

Un estudio del Institute for Families Studies ha revelado que las niñas que compartieron más tiempo con su padre, se convirtieron en mujeres prósperas, autosuficientes y destinadas a tomar decisiones más asertivas.

El eterno mito de que los hombres tienen mejor relación con sus hijos varones parece desmontarse, o al menos, eso lo que refiere parte de este estudio, pues las mujer que en su infancia compartieron con sus más tiempo con su padre hoy rinden más peso a su palabra, resaltan su opinión y se preocupan por su formación.

Es por ello que apuntaremos algunas recomendaciones que debe tomar en cuenta todo padre al momento de establecer la relación con sus hijas.

 

  • Ser un buen ejemplo de hombre

Al comportarse como un hombre cariñoso, respetuoso y protector, las niñas crecerán  con el paradigma de encontrar como pareja a un hombre son similares características, lo que al final, podrá traducirse en un efecto dominó que te hará conformar una familia exitosa con bases y valores sólidos.

 

  • Alimentar su autoestima

Aún en tiempos modernos las niñas encuentran en la calle muchas conductas machistas que pueden debilitar su autoestima; por eso es fundamental,  que los padres destaquen las habilidades, destrezas y fortalezas de sus hijas de manera puedan conocerse y ser conscientes de sus virtudes y defectos y así afrontar cualquier situación que se le presente.

 

  • Darle seguridad

Si el padre refuerza el valor de la protección familiar las niñas jamás se sentirán solas y, una vez adulta,  multiplicarán este valor.  Sentirse seguras forjará su conducta como una mujer dispuesta a asumir cualquier reto, independientemente de la situación.

 

  • Enseñar cosas útiles

Los padres deben apostar a tener hijas resolutivas. A valerse por sí mismas sin esperar o necesitar la colaboración de los demás. Aprender cosas útiles les ayudará a identificar soluciones precisas e inmediatas.

 

  • Mostar que merece lo mejor

La calidad de las cosas determinará la calidad de su vida. Cuando las niñas crecen entendiendo el valor y el costo de las cosas, asumen una conducta que las llevará a merecer siempre lo mejor, pero no sólo a esperarlo, sino también a trabajar por ello.

 

  • Enseñar el valor de la palabra

Es fundamental que las niñas crezcan entendiendo el valor de la palabra, de sus opiniones, pero también expresándolas de la manera correcta sin agredir ni ofender a quienes la rodean.  El valor de respeto debe estar presente en su día a día.

Comparte esta pequeña guía con los hombres que forma parte  de tu vida. Tu pareja, hermanos, incluso tu padre para que entre en un proceso de reflexión y se convierta en multiplicador del valor de las mujeres empoderadas. Estas importantes recomendaciones de Naran Xadul te harán una mujer de bien.

Te recomendamos en video: