La multitudinaria selfie de los Oscars 2018 que no logró levantar el rating

Jimmy Kimmel trato de superar el selfie de Ellen, ésta vez con una multitud de personas.

Jimmy Kimmel fue el encargado de conducir la edición 90 de los Oscars, siendo la primera vez que un conductor repetía de manera consecutiva desde que hace veinte años Billy Crystal lo hiciera en las edición de 1997 y 1998 de los Premios de la Academia.

En su monólogo de apertura logró tocar diferentes temas y fibras sociales así como usar a Helen Mirren como la modelo del Jet Ski como premio para la persona que diera el discurso más corto, premio que temrinó en manos de Mark Bridges por el diseño de vestuario de "Phantom Thread"

Durante un segmento de la ceremonia, Jimmy le pidió a una serie de celebriades que fueran con él al cine que cruzaba la calle para sorprender a la audiencia y efectivamente cerró el divertido momento con una selfie.

Esto probablemente tratando de emular la selfie que en el año 2015 la conductora de esa ocasión, Ellen Degeneres, lograra realizar en compañía de Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Lupita Nyongo, Jared Leto y otras celebridades. La selfie superó los tres millones de retweets y los dos millones de likes.

A pesar de todos estos recursos los primeros reportes indican que la ceremonia recibió los peores ratings de la última década, bajando un 16% en referencia al 2017 y ubicando la edición 2018, detrás de la del 2008, donde el bajón de audiencia fue histórico.