Maroon 5: Vibración y sorpresas en el concierto de Ecuador

La banda estadounidense Maroon 5 conquistó a los fans ecuatorianos en su primer concierto en el país.

La noche del 1 de marzo del 2018, la banda californiana Maroon 5 causó revuelo, vibración y una hora y quince minutos de emociones de los fanáticos que se dieron cita en el Estadio Olímpico Atahualpa, al norte de Quito, para corear los éxitos de Maroon 5 en su gira “Red Pill Blues”.

Adam Levine fue el plato fuerte del escenario, mismo que levantó suspiros de todas la chicas que saben que es uno de los hombres más sexys del mundo. Sin embargo, Levine destacó que su familia es también su equipo musical en el que está el famoso guitarrista James Valentine, PJ Morton en el teclado, Matt Flynn en la batería, Sam Farrar, Mickey Madden y Jesse Carmichael.

A todos los presentó tocando sus instrumentos musicales y James Valentine fue el contrincante de Adam en un duelo donde Levine le retaba a seguir su voz con su guitarra.

Adam sorprendió con su vestuario, muy relajado e informal como su personalidad aunque con una sorpresa, que al menos quienes estaban en la primera localidad Sugar Box se dieron cuenta, de su camiseta blanca en cuya espalda decía “Hecho en México” en letras grandes.

Adam Levine Ecuador

Cristina Godoy, una de sus fans hizo el comentario de que “esperaba que use una camiseta ecuatoriana” a más del gorro andino del que no se despegó en todo el concierto. ¿Por qué no le dieron una camiseta tricolor?

Los fans aprovechaban cuando el líder de la banda caminaba en la pasarela hacia la cancha para lanzarle rosas, mostrarle recuadros y otros detalles como una bandera tricolor con mensajes de su seguidores.

Maroon 5 recibió doble disco de platino en Ecuador por las ventas de su álbum “Red Pill Blues” en la Región Andina.Saltaron al escenario con el éxito de Moves Like Jagger seguido de This Is Love y Harder to Breath y un recuento de otros temas como She Will Be Loved y del nuevo disco “Red Pill Blues” como What Lovers Do, Wait, Payphone, I Don´t Wanna Know y no podía faltar el tema del cierre del concierto con el estruendo espectacular de Sugar.

Según el sitio Priceconomics la banda cobra alrededor de 500 mil dólares cada vez que se sube al escenario. De este valor, Adam Levine al ser el vocalista se lleva un porcentaje más que los otros miembros del grupo.

No cabe duda que Levine se emocionó al ver al público cantar sus canciones destacando que es “increíble sentirse querido desde tan lejos de casa”. Y recordó que volverán para seguir conquistando a todos los ecuatorianos. Por ahora recorrerán Estados Unidos.