Chile

Steffi Méndez: "Tuve un momento en que me farrié la plata"

Histriónica, se desenvuelve frente a las cámaras con total naturalidad y logra proyectar en distintos escenarios todo su potencial. En los últimos años no solo cambió su forma de vivir la vida y administrar su trabajo; también se dedicó a derribar prejuicios.

Steffi Méndez nos sorprende porque pese a su juventud (tiene 22 años), se muestra honesta, espontánea y con una vida bastante resuelta. Vivió 15 años en Suecia, y aterrizó en Chile en plena adolescencia, sin conocer mucho el idioma ni menos la sociedad a la cual se enfrentaba. En corto tiempo comenzó a aparecer en televisión, específicamente en el reality “Los Méndez”, de TVN, donde mostró su fuerte carácter mezclado con una simpatía a flor de piel, junto a su papá, Leo “Dj” Méndez, y compañía.

Desde ese momento supimos que actuar le resultaba espontáneo. “Siempre me vi trabajando como actriz. Mi papá me decía que tenía que estar en tal película, me repetía que debía ser actriz, se preocupó de mi inglés, me inventaba guiones y me daba minutos para aprenderme los textos, me hacía trabajos de memoria…, fue un manager desde guagua”, cuenta entre risas.

Su llegada al área dramática de Mega no pasó inadvertida. Con “Pobre gallo” vinieron las críticas porque actuaba sin pasar por una escuela de actuación, pero se mantuvo firme, arraigada en su talento que pocos cuestionan. Con “Tranquilo papá” terminó de mostrar su potencial. Ya lleva dos teleseries, y pronto aparecerá en el cine.

La invitamos a participar en nuestro Especial Moda Verano, y aceptó inmediatamente. Hace tiempo que cuida su cuerpo para mantenerse saludable. A diferencia de la mayoría de nosotras, su problema es que no engorda, así es que comenzó a comer mejor, más, y a entrenar para adquirir más kilos.

¿Cuándo comenzaste a preocuparte más de tu cuerpo? Porque no siempre hiciste deporte…

A principios del año pasado, por problemas de salud. Tenía el colesterol alto, 30% de grasa, ¡y pesaba 48 kilos! Llevaba 4 años pololeando con mi ex, Matías Gil, a él le gustaba entrenar, así es que me empezó a enseñar cómo uno se debe alimentar para entrenar. Llegó un momento en que me complicaba qué ponerme porque me veía demasiado flaca, no podía usar ropa negra, y que la gente me repitiera a cada rato que estaba flaca, lo hacía peor.

Pensaban que no comías.

Exacto, ¡pero comía mucho!, pura chatarra, pero seguía bajando de peso. Empecé a entrenar, comer cada tres horas de lunes a sábado, y el domingo lo que quería. La mayoría con arroz, papas, carbohidratos, y también ensalada. Tuve que aprender a comer verduras, todo lo que no me gusta, como el choclo y tomate. Los primeros meses subía gramos, estaba frustrada, pero seguí, y después de un tiempo subí un kilo, y desde un kilo por mes. En 11 meses llegué a pesar 56 kilos, y mi grasa bajó a 22%.

Y ahora, ¿cómo estás?

Bien, pero empecé a grabar la teleserie, dejé el gimnasio un poco, y me di cuenta que mi cuerpo no baja de peso rápidamente; me mantuve con la alimentación. Ahora estoy en 54, y me siento muy bien entrenando y comiendo mejor.

¿Te causó inseguridad aparecer en televisión?

Sí, por supuesto. Lo que me causó más inseguridad fue la candidatura como reina de Viña cuando tenía 17 años, porque competí con mujeres grandes. Ahí me di cuenta de que la prensa quería ver más piel, que no votaba la gente. Fue una experiencia buena y mala. Lo pasé mal encerrada en el hotel de Viña con la gente gritando mi nombre todo el rato abajo…, necesitaba un descanso. ¡Qué lata ser famosa! (bromea entre risas).

¿Pensaste en cirugías luego de ver tanta mujer voluptuosa?

Desde chica mis papás me hicieron sentir cómoda con mi apariencia. Como nací en Suecia mis amigas era todas rubias; me decían que las morenas “la llevaban”, y mi autoestima subía por ese lado. Me miro el cuerpo y no pienso en cirugía. Mi nariz no me gusta mucho, pero en el área dramática a los actores les encanta.

En Instagram subes unas fotos preciosas y otras más “de casa”. ¿Qué imagen quieres proyectar?

Lo ocupo como herramienta de trabajo. No era mi idea apostar por las redes sociales, pero me di cuenta que cuando subía una foto producida, quedaba la embarrada. Trato de hacer muchas fotos para mostrar a las marcas que puedo ser un rostro publicitario. Igual no dejo de subir la típica selfie, porque si no la gente se aburre. Hay que respetar mucho a los seguidores…

TV, teatro y…, cine

Qué pasa con las críticas a que no eres actriz, ¿pasaron?

Hay personas que piensan así, no cambiarán de parecer, y lo respeto. Igual puedo encontrarlo medio injusto sólo porque no tengo título, pero no soy de mirar para el lado ni estar preocupada de lo que piense el resto. El título es un complemento. Pero sí quiero estudiar actuación el 2018.

Nadie ha dicho que actúas mal.

Eso se dio con “Tranquilo papá”; en “Pobre gallo” no tuve un papel grande y lo agradezco, porque no me tiraron “a los leones” altiro. He ido de a poco, he aprendido a valorar el trabajo que hacen los actores. Igual he hecho talleres de teatro e improvisación. Incluso hice una obra de teatro un mes después de “Tranquilo papá” que se llamó “La caperucita roja y saludable”. Me encantó el teatro, pese a que estaba muerta de miedo.

¿Qué te decían los otros actores por tu participación en teatro?

Invité a varios compañeros a mi obra y recibí buenos comentarios. Ellos son conscientes que no tengo estudios, que he ido de a poco, y se sorprenden con la base que tengo. Igual me dieron consejos, y me empiezo a nutrir con sus críticas.

¿Alguno te ha llamado especialmente la atención por su talento?

Ingrid Cruz la embarró; es muy multifacética, pone distintos tonos. Y alguien que no he tenido la posibilidad de conocer es la Amparo Noguera, la admiro demasiado. Es una de mis referentes chilenas.

¿Hay un papel que te gustaría hacer sí o sí?

No algo especial, pero me gustaría probar en teleseries nocturnas. Creo que ahí hay posibilidades de jugársela un poco más, hacer algo más dramático. Por ahora mi público son más los niños y la familia, y lo he pasado increíble ahí de todas formas. Ya habrá tiempo.

Los actores son bien intelectuales, ¿te has acercado, por ejemplo, a la filosofía o esas materias?

No he llegado tan lejos, quizás me pase cuando empiece a estudiar. No me molesta, porque siento que estoy abierta a todo tipo de propuesta. Empecé a hacer fotos diferentes, de Alta Costura, veo el resultado y me gusta. Estoy abierta a todo tipo de propuestas, si tengo que cantar o bailar, me preparo no más.

“SI COMETO UN ERROR, APRENDO Y NO ME VUELVE A PASAR”

¡Eres súper trabajólica! ¿Qué dicen tus amigos de tu edad?

No tengo amigos de mi edad. Tengo compañeros de colegio que hablamos por Internet, pero me relaciono con gente más grande. Ahora vivo con dos amigos que tienen 26 años, trabajan en horarios de oficina, así es que me mantengo ocupada todo el rato.

¿Cómo manejas tus cuentas?

Estoy con sueldo desde los 15 años. Al principio fue duro, porque era adolescente, salía a carretear con mis amigos, invitaba a todos, y con el tiempo te das cuenta que el ambiente se empieza a llenar de personas que no son tus amigos. Gastas plata, no eres responsable. Mi papá es cosa seria; me enseñó a ser disciplinada y cuidar mi dinero, aunque tuve un momento en que me farrié la plata, de los 15 a los 16 años. Mi papá me regaló un auto a los 17, me obligó a sacar licencia de conducir. Con un auto y sueldo, pensé que no lo necesitaba, pero él me controló todo hasta los 18 años.

Pero a los 17 te fuiste a vivir con tu pololo…

Sí, vivimos juntos un año y medio, y después volví a la casa. Siento que he vivido hartas cosas, he madurado súper rápido, y no he tenido problemas de cometer el mismo error dos veces. En ese sentido, soy súper matea. Me he caído, y me levanto. Si cometo un error, aprendo y no me vuelve a pasar.

Tienes mucha inteligencia emocional.

Sí, es que mi papá es fundamental, y me ha enseñado muchas cosas.

¿Recomiendas vivir con el pololo tan chica?

Soy muy loca, y no sé si recomendarle eso a alguien. Lo conocí a los 16 años, fue mi primer amor, él tenía siete años más que yo, y me dejé llevar. Mi papá confiaba en mí, y si hubiese visto que este hombre no era para mí, no me habría dejado. Su muestra de confianza me dio tranquilidad. Siempre hice las cosas segura, pero cuando llevaba tres meses viviendo sola lo extrañaba mucho, no me daba cuenta y terminaba durmiendo 3 días en su casa (ríe).

¿Y qué pasó con Matías, tu ex?

Cumplimos 5 años de pololeo, empezaron a pasar cosas, maduré y se acabó un poco el amor. Terminamos, me fui a la casa de mi papá, y ahí comenzó mi oportunidad con Mega, así es que fue el momento de concentrarse en otra cosa.

¿Por qué te fuiste a vivir con tus amigos?

Porque es más cerca del canal, y me acomoda vivir en Santiago por plata también. El tema del auto, la bencina, el peaje, el TAG me hacía gastar demasiado viniendo de Chicureo. Además, llegaba tarde a la casa y me tenía que levantar muy temprano de nuevo. Mi papá me apoyó mucho también, porque está full con proyectos fuera de Chile.

Dj Méndez se presentó a alcalde. ¿Te gusta la política, votaste?

Sí, voté, pero no me gusta mucho la política. Igual trato de informarme al respecto. Es que como llegué a los 15 años cacho muy poco de lo que ha pasado antes. Cuando llegué lo primero que me llamó la atención fueron los colegios, las restricciones, la disciplina dura, las mil tareas que te mandan, las jornadas completas. Me parece casi un abuso para la mente de los adolescentes.

¿Cómo era en Suecia?

No existe la jornada completa. En los colegios no hay rejas, es mucho más liberal. Si no quieres entrar a clases, no entres, pero después no llores. La educación es gratuita. La cantidad de plata que gastan acá los papás para que estudien sus hijos es increíble. Y tengo amigos que se titularon, y aún no pueden encontrar trabajo.

Con todo esto, has pensado volver a Suecia? ¿A actuar, por ejemplo?

Sí, y está dentro de mis opciones, le achuntaste. Estoy enfocada en hacer currículo en Chile; hacer fotos, trabajar con marcas, ojalá aparecer en publicidad, participar en teleseries. Voy a grabar una película ahora en diciembre con los directores de la serie “Prófugos”, y cerré otra película para el próximo año. Me quiero armar un buen currículo, pescarlo e irme a Suecia, que está más cerca de Hollywood.

¿Qué te pasa cuando tu hermano, Leo Méndez, aparece con tacos y maquillaje en televisión? ¿Te parece bien que rompa esquemas en nuestro país?

Tengo que admitir que no sólo desde ese programa, sino que desde la homosexualidad, desde el principio. En el docureality teníamos la obligación de ser súper transparentes con la gente, porque habíamos mostrado cómo éramos, nuestro carácter. Que sea homosexual no nos altera en nada, pero en el momento que había que hacerlo público, estaba muerta de miedo. Es que la gente a veces es tan mala, que cuando no está de acuerdo con algo pasa a lo físico, y pueden hacerle daño. Nosotros siempre con la frente en alto y apoyándolo hasta el último.

Cuando salió en televisión maquillado, ¿te preocupó?

Estaba tranquila porque llevaba harto tiempo viviendo en Suecia. Venía más firme, sus valores están bien arriba, y nadie los podía romper. Él no vive aquí, no le debe nada a nadie, vino sólo por pega.

¿Le das consejos?

Al principio le decía que tuviera mucho cuidado, pero se enojaba porque se quería mostrar. Él está en proceso de madurar, se tiene que dar cuenta que uno tiene que tener cuidado porque no a toda la gente le gusta. Uno tiene que ser feliz, pero hay que tener sus límites.

Se va a casar…

Sí, se iba a casar. Mi hermano es una caja de sorpresas, pero lo apoyamos a morir, y estamos tranquilos y contentos que esté feliz y que estudie lo que quiere (Maquillaje). Está seco para maquillar, tiene un gran potencial, encontró lo suyo. Nunca fue un niño súper mateo, estaba en el limbo, y me alegro que a sus 20 años haya encontrado algo que lo motive.

Tu mamá vive en Chile ahora, ¿verdad?

Pero se va a Suecia a fin de año. Estará más cerca de mi hermano, y se va porque no le fue muy bien. Allá tenía su trabajo, y aquí estaba perdiendo el tiempo.

¿El tema con tu mamá está resuelto?

Sí, todo bien. Hay una diferencia eso sí. Con mi papá soy partner, vivo con él desde los 15, le cuento todo, mi primer sostén, mi primer pololo, en la educación sexual estuvo presente él también. Con mi mamá perdí todas esas etapas, pero siempre hablamos por teléfono. Desde que se separaron mis papás se han querido y apoyado mucho. Se agradece, porque da tranquilidad a los hijos, sobre todo para mí, que me tenía que encargar de los niños chicos.

En algún momento te pasó la cuenta ese periodo…

Obvio que sí. Cuando iba al sicólogo me decía que tomaba responsabilidades que no eran mías, pero a mí me gustaba. Siempre tuve instinto materno. Ahí apareció la Marcela (actual esposa de Dj Méndez), me puso mis alas de libertad y comencé a hacer mi vida. Ella se encargó de todo, fue un cable a tierra para mi papá.

Pese a que cuidaste a tus hermanos, igual quieres ser mamá joven.

(Ríe) Es que tengo instinto maternal. Me gustan mucho los niños, me gusta cuidar, enseñar, pero por ahora no. Estoy tan feliz con mi trabajo, siento que me falta mucho más carrete en esto todavía.

¿Estás pololeando?

Semi pololeando, conociendo. Nadie famoso. Es una lata para él porque tiene que aguantar las redes sociales…

Pero no lo has presentado todavía.

No, tengo que aprender de mis errores. Todos sabían que pololeaba con el Mati, y me llegaban mensajes diciendo que estaba en tal parte, terrible. Era una relación con todo el mundo, y causó muchas inseguridades en mí. Esta la guardaré para cuidarme a mí, a él y la relación.

Te recomendamos en video

 

CRÉDITOS FOTOS:

FOTO 1:

SOMBRERO RICCIARDI EN DIJON, $3.990.

CHAQUETA DENIM SIRA, EN LA TRAPA, $44.990.

CALCETINES TOPMAN, $4.990.

ZAPATILLAS SKECHERS $39.990.

LENTES RAY-BAN EN GMO, $109.900.

TRAJE DE BAÑO VESTA LUGG X SOLKISSED, $85.000.

FOTO 2:

TANKINI (BOTTOM) CAFFARENA, $32.990.

VESTIDO ALANIZ EN TIENDAS PARIS, $24.990.

FOTO 3:

BIKINI (TOP) AGUA BENDITA, EN FALABELLA,$49.990.

BIKINI (BOTTOM) AGUA BENDITA, EN FALABELLA, $34.990.

RELOJ FOSSIL EN RELOJERÍAS 12:34, (CONSULTAR EN TIENDA).

COLLAR RICCIARDI EN DIJON, $3.990.

SLIDES AZALEIA, $24.990.

TÚNICA RIVER ISLAND EN RIPLEY, $39.990.

FOTO 4:

LENTES BULGARI EN GMO, $279.990.

BIKINI (BOTTOM) AGUA BENDITA,

EN FALABELLA, $44.990.

BIKINI (TOP) FES, EN JOHNSON, $12.990.

FOTO 5:

BIKINI UMBRALE, $29.990.

PALAZZOS ALANIZ EN TIENDAS PARIS, $19.990.

CLUTCH SECRET, $9.990.

SANDALIAS AZALEIA, $32.990.

FOTO 7:

JOCKEY RIVER ISLAND EN RIPLEY, $12.990.

LENTES DIOR EN ROTTER & KRAUSS,

(CONSULTAR EN TIENDA).

TRAJE DE BAÑO ADIDAS, $24.990.

MOCHILA SECRET, $25.990.

JEANS OPPOSITE EN TIENDAS PARIS, $16.990.

SANDALIAS BATA, $24.990.

COLLAR RICCIARDI EN DIJON, $3.990.

FOTO 8:

BIKINI SOLKISSED, $79.000.

CINTURON

B-SIDE, EN

LA POLAR, $4.990.

GILLET PEPE JEANS, EN RIPLEY, $69.990.

SOMBRERO Y COLLAR RICCIARDI EN DIJON, $3.990 c/u.

DIRECCIONES

ADIDAS: Parque Arauco, local 214 B.

ALANIZ: En Tiendas Paris.

AZALEIA: Mall Plaza Egaña, local A-2056.

AGUA BENDITA: En Falabella.

BASEMENT: En Falabella.

B-SIDE: En La Polar.

BATA: Parque Arauco, local 3208.

CAFFARENA: Mall Plaza Norte, local 2050.

FES: En Johnson.

LA TRAPA: latrapatienda.cl

OPPOSITE: En Tiendas Paris.

PEPE JEANS: En Ripley.

RICCIARDI: En Dijon.

RIVER ISLAND: En Ripley.

ROTTER & KRAUSS: Costanera Center, local 1186.

SECRET: Mall Plaza Norte, local 2121.

SKECHERS: Mall Florida Center, local 2041.

SOLKISSED: solkissedchile.com.

UMBRALE: Parque Arauco, local 350.

WOMEN´SECRET: Portal La Dehesa, local 2097.