Alison Mandel y su 2017: "Ha sido un año súper romántico para mí"

Invitamos a la actriz, comediante y guionista a hacer juntas su balance 2017, año que define como introspectivo y donde se ha dedicado a su stand up “Alison”, que la mantendrá de gira durante el verano. ¿Qué se viene para el 2018? Veremos su participación en la película de Nicolás López, “No estoy loca”.

Dice que es tímida e insegura, y de esas mujeres que con el paso de los años se sensibilizan cada vez más. Alison Mandel tiene 34 años; es actriz, animadora y guionista, y luego de una fuerte exposición televisiva durante el 2016, ha dedicado este año a su stand up “Alison”, a disfrutar de su trabajo y compartir con sus seguidores, amigos y pareja. El 2015 se casó con el también actor y comediante Pedro Ruminot, tomándose  el tiempo para hacer lo que quiere con una calma y tranquilidad a la que no estaba habituada.

El 2017 casi termina, ¿qué es lo primero que piensas al evaluarlo?

Ha sido un año diferente; partió súper agitado con el Festival del Huaso de Olmué, con harto nervio por el nuevo desafío y todo lo que significa, y después de esa sobreexposición que genera ir a un festival, tuve un año súper instrospectivo. Hice mi nuevo show, “Alison”, con el que he ido girando por Chile, pero me demoré mucho en montarlo porque en general yo hago mis textos; hago guiones rápidamente, pero como esta presentación es mucho más genuina, más alegre, me demoré, trabajé con más gente… Estoy súper acostumbrada a trabajar sola, pero en este caso contraté gente, ensayé mucho. A cada uno de mis proyectos de este año me dediqué harto. El 2016 fue muy expuesto y televisivo (animó en Canal 13 el programa “Amores perros”, y luego en Chilevisión “Minas al Poder”), por eso este 2017 quise hacer el cambio. ¡Y laboralmente ha sido un año mucho mejor! Hartos eventos, presentando mi show y dándome el tiempo para compartir con el público, conversar con ellos, sacarme fotos. Disfruto que la gente lo pase bien y se ría… Por eso ha sido un año súper romántico para mí, como de encantarme con la gente, intentando contestar los mensajes de Instagram o al menos leeerlos todos. Muy conectada con lo que genera mi trabajo.

alison

¿Y en lo personal?

En lo personal con mi Pedro… En realidad ha sido un año súper lindo, de mucho amor, tanto con mi pareja como con mis amigos. Soy una persona súper amistosa, me encanta conocer gente nueva. Tengo mis amigas de millones de años pero también me gusta conocer personas diferentes a lo que hago. En resumen, un año muy amistoso, súper bonito, y termina con que con el Pedro nos compramos casa. Hace mucho que queríamos patio y buscamos todo el año hasta que encontramos una con árboles gigantes, que era lo que queríamos.

Llevan 2 años casados, ¿tu evaluación?

Dos años súper movidos… Laboralmente movidos, y como además somos medios nómades nos hemos cambiado harto de casa, por eso ahora con la compra la idea es quedarnos “estancados” un tiempo. Lo hemos pasado bien, creo que somos una buena pareja, dos personas súper diferentes sicológicamente, pero que nos reímos mucho juntos y somos súper compañeros, bien intensos para todo. Ha sido una bonita experiencia la de casarse. En general tenemos una relación súper loca, como que somos de tomar decisiones drásticas. Por ejemplo, este año Pedro entró a estudiar Derecho, entonces los tiempos entre el trabajo y estudiar y sus hijos…

Cierto, tiene 2 hijos, ¡eres madrastra!

Sus hijos viven con nosotros, él y su ex pareja tienen la tuición compartida, pero viven más con nosotros. Nos llevamos muy bien, le han sumado “ene” alegría a mi vida… Antes vivía sola con mi gata. Ahora tenemos dos gatos, un perro, dos niños, un marido, ¡mi vida cambió! Cuando a los niños les toca irse donde su mamá “se siente” que no están, y terminamos hablando todo el rato de ellos. Muchas veces decimos “¿cuándo llegará el fin de semana para dormir y todo?”. Y cuando llega ese fin de semana estamos todo el rato centrados en ellos. ¿Qué estarán haciendo y por qué? Tenemos un hogar alegre, lleno de colores, animales, gente, felicidad.

Contaste que perdiste una guagua, y que Pedro fue muy contenedor. ¿Todavía quieres ser mamá?

Sí, hace un año. Fue súper triste, y pese a que a muchas mujeres les pasa y es algo súper común, son cosas que uno cree que nunca le van a pasar. Tengo amigas que han perdido guaguas y también he sido de las frases “a todo el mundo le pasa”, “es natural”, pero nos había costado tanto quedar embarazados que perderlo fue súper triste. Además que quedé con las hormonas dadas vueltas… Pero ya está superado. Fue una pérdida natural, muy temprana, y la verdad es que creo que uno debe perder muchas guaguas, como me dijo mi doctor, y no nos damos cuenta. Vamos a retomar nuestra campaña de maternidad, quiero tres hijos. Me gustan mucho los niños y me encantaría tener mis “alisonsitas” y “pedritos”.

¿Incluyes mucho de tu vida y relación de pareja en “Alison”?

Tiene muchos más guiños de mi vida real que los trabajos anteriores. Y muchas cosas de las que hablo, como de los celos, las saco de mi marido. Yo soy súper relajada y Pedro es muy celoso, me da mucha risa y saco algo chistoso de ello. También hay guiños de lo que les pasa a mis amigas. De mí, que soy dramática, todo me afecta demasiado, y eso está en el show. Soy bien actriz para mis cosas, muchas me hacen llorar, súper intensa y me río harto de eso en el stand up. También de las relaciones con las amigas, de cómo nos relacionamos con otras mujeres, de la solidaridad entre amigas, tan así que si una odia a alguien, ¡nosotras también lo hacemos sin razón alguna más que el hecho! Todo eso es “Alison”.

¿Y el público?

Siento que este show ha tenido una recepción mucho más bonita que los anteriores. Tengo una gran cercanía con el público, la gente me abraza…, en general tengo un público súper femenino, van con sus pololos y después ellos me dicen “¿sabes qué?, acompañé a mi novia y quedé súper feliz”. Estoy muy contenta con los resultados, soy muy insegura, y este trabajo me ha servido para creer y querer lo que hago, lo que es súper importante. Antes sufría mucho más pensando “¿qué pasa si no se ríen, si no les gusta?”…

¿Y por qué tan insegura?

No sé, siempre he sido así. Para algunas cosas soy súper “aguerrida”, pero laboralmente me cuesta agarrar los grandes desafíos, me pongo nerviosa. Pero este año ha servido para decirme “ya llevas una carrera súper larga haciendo esto”, y lo he estado disfrutado.

alison

Participas en “No estoy loca”, la nueva película de Nicolás López que se estrena en enero, ¿qué nos puedes contar de tu personaje?

Es una experiencia infinitamente entretenida, porque somos muy amigos todos. Trabajamos juntos hace mucho tiempo, soy muy amiga de Nicolás (López), de la Pacita (Paz Bascuñan), la Carola Paulsen es mi mejor amiga… ¡Todos estuvieron en mi matrimonio! En general en “Sobras” -productora de Nicolás López- me siento muy de la casa. En esta oportunidad fue muy gracioso, porque cuando me llamaron para el personaje solo leí que decía “‘Piña’ es una loca del siquiátrico”. Pero detrás del él hay un trabajo muy bonito, hecho con mucho cuidado para no pasar a llevar las sensibilidades de nadie. Es un personaje que todos terminamos queriendo mucho, esta loca obsesiva por el olor a piña. Como una vez al año hay un proyecto nuevo con ellos, y siempre estoy muy agradecida de ser parte de ese equipo porque es muy diferente a otros; hay confianza, puedes proponer. Con esta película me siento muy identificada, más que con “Sin filtro”, que fue un hit. Tiene mucho sentimiento, es una comedia con mucha empatía, más madura… ¡Además que todas las minas en algún momento hemos estado al borde de la locura! Todas hemos vivido episodios en que piensas “hueón, de verdad como que mis hormonas empiezan a comportarse como de otra manera”, y por eso es una película súper identificable. Lo van a pasar bien, se van a reir, disfrutar y también emocionar.

El stand up comedy es un hit, en Netflix están los de Natalia Valdebenito y Fabricio Copano, anunciaron uno de Jani Dueñas, ¿qué te parece todo esto?

¡Me encanta! Yo soy de procesos más largos parece (sonríe)…, pero me encanta que sea un género que se ha afirmado y crecido estos últimos dos años, que haya comediantes nuevos que pueden probarse en los bares, porque cuando yo partí eran muy pocos. Hoy donde vas hay presentaciones. Y cuando una corriente empieza a agarrar fuerza genera competencia, y los textos van mejorando. Me parece la raja que en Netflix se esté posicionando el stand up chileno, que es de muy buen nivel.

Eres muy activa de las RRSS, ¡tu Instagram tiene más de 271 mil seguidores!

Estoy feliz haciendo historias en Instagram, trabajo con filtros, armo personajes y tienen súper buena recepción; incluso cuando no alcanzo a subir cosas hay gente que me pregunta “por qué hoy no hiciste tu historia”. Me divierto mucho y creo que es la red social más amable. Twitter se puso muy “heater”, violenta porque te escondes detrás de un huevito que puede ser cualquiera, y hay mucha gente con mucho odio en su corazón.

¿Te afecta cuando te atacan y cuestionan?

Antes no me importaba nada, pero siento que con cada año que pasa soy un poco más sensible, entonces al menos Twitter lo abandoné. Hoy disfruto Instagram y a mis seguidores, que siempre me envían mensajes buena onda.

¿Siempre quisiste ser actriz?

No, nunca… (sonríe) Sí sabía que me iba a dedicar a algo artístico. Todas mis ideas siempre tuvieron que ver con lo artístico y la creación. Quise ser bailarina, quería estudiar Danza, también Historia del Arte. Al final me decidí por Teatro, pero lo pasé pésimo el primer año, me arrepentí porque soy insegura, antes era mucho más tímida, entonces el primer año me costó mucho pero no abandoné. Con el tiempo me fui soltando y al final fue una buena decisión; no me imagino en otra cosa.

¿Eres políticamente activa, inscrita en los registros electorales?

Siempre voto. Cumplí 18 y realicé el curso de manejo y me inscribí. Este año siento que ningún candidato me identificaba o apasionaban sus ideas, pero igual voté. Soy de las que llama a votar y antagonista de los que dicen “no voy a votar porque el lunes debo trabajar igual”. Uno no tiene que pensar que su voto no vale, todo lo contrario. ¡En mi casa se vota!

¿Y se habla de política?

Sí, se vota, se habla de política y se ve “Tolerancia Cero”.

alison

 

Así fue el backstage de Alison Mandel para Nueva Mujer