Las denuncias de violencia de género que remecen a la música chilena independiente

Están recopiladas en una serie de reportajes del medio musical local POTQ.

Tras las denuncias de acoso contra el guitarrista de (me llamo) Sebastián, Pablo Gálvez, han salido un conjunto de otras denuncias de violencia que remecen la escena indie chilena.

Una serie de reportajes escritos por la periodista Javiera Tapia para el sitio de música POTQ llamados “Cuando ella habla, escucho la revolución”, revela otras situaciones de acoso, abuso y violencia de género ocurridas a varias mujeres dentro de este medio.

Entre ellos, están “Chai” de Urban Monk, quien abusó de la fotógrafa Darinka Osorio, tocándola contra su voluntad: “Íbamos en el bus hacia La Serena, eran como las cuatro de la mañana y yo desperté porque el hueón me estaba tocando el poto. Acariciándome”, declara.

236332597232768345345571151445997o700x1245.jpg

POTQ

Germán, del grupo Siempre Llueve al Atardecer, que formaba parte parte del sello independiente Piloto, también fue denunciado por abuso: “Me desperté en la mitad de la noche y me estaba agarrando, me tenía la mano metida por abajo de la polera, me estaba apretando las tetas y la otra mano la tenía abajo y me susurraba al oído hueás asquerosas. No fui capaz de hacer nada. Esto no se lo he contado a casi nadie, nunca funé al hueón. No hice nada porque no me quería exponer a mí tampoco”, dice Manuela, una de las afectadas por parte de Germán.

Hola, soy gonzalo.Por si no saben, fui denunciado por violencia sicológica hacia mi ex. No pongo en duda esta acusació…

Posted by Planeta No on Wednesday, November 15, 2017

Gonzalo García, vocalista del grupo Planeta No, ejerció violencia psicológica con su ex novia, Marcela, quien es bailarina. “Yo tocaba guitarra desde chica y también cantaba, desde como los catorce años. Y durante los dos años que estuve con él en la relación, deje de hacerlo porque sentía que el me tiraba para abajo y me ninguneaba”, dice.

Además, la cantante Dulce y Agraz contra el director de teatro Jimmy Valenzuela Rodríguez, quien la manipuló y la agredió de distintas formas, según cuenta en su testimonio. “(…) mi mamá estaba preocupada, quería saber dónde estaba yo y Jimmy no me dejaba comunicarme con ella, tomaba mi celular y lo tiraba lejos”, es parte de su relato.

Además, una denuncia contra un fundador del sello Piloto por violencia física, psicólogica y sexual aparece como actualización de uno de los reportajes. Pía Vargas, periodista y trabajadora del mundo de la música, denuncia a Ariel Díaz: “Me puteaba por teléfono. Usó la fuerza conmigo. Me manipulaba cada vez que quería cortar el vínculo con él: me llamaba llorando, me contaba que estaba sufriendo, que colapsó, que yo lo había traicionado. No quería estar conmigo pero tampoco me dejaba ir”, dice parte de su relato.

Nota en desarrollo…