Diversión

Tiffany busca la corona de Quito para impulsar campañas inclusivas

Tiffany Zellig quiere trabajar por un Quito más inclusivo. Siempre tuvo en mente ganar la corona de la Reina de Quito.

La candidata a Reina de Quito 2017-2018, Tiffany Zellig, de 22 años, quiere la corona para cumplir más sueños. Las campañas inclusivas en varias áreas es su propuesta.
La idea de ser Reina de Quito nace desde que era una niña y hoy al estar participando ya siente que ha cumplido la mitad de su anhelo.
“A medida que fui creciendo la idea se fue madurando y me di cuenta del cambio que puedo generar. Yo tengo una gratitud infinita con mi ciudad y por ello quiero trabajar en favor del lugar donde vive mi familia, donde estudio, donde está mi vida” señala.

Tiffany ha sacrificado el tiempo con su familia a propósito del “corre, corre” en el que se encuentra estos días, previo a la elección de la nueva Reina de Quito. Vive con su mamá y dos hermanos menores, quienes la han apoyado y se sienten muy emocionados aunque ella dice que “está triste porque no ha podido verlos últimamente”.

Zellig se considera una amante de la cocina. Es uno de sus hobbies favoritos porque es así como se hizo experta con su sazón. “Nadie se puede quejar, siempre me salen ricos platillos y también las galletas”, comenta.

La joven se visualiza con la corona, impulsando los proyectos en los que trabaja el Patronato Municipal San José además de varios que tiene en mente con un enfoque inclusivo. “Quiero que las personas se unan a estos para que aprendan a valorar todo lo que tienen nuestra ciudad y que busquen dar lo mejor de si para verla siempre amigable”, enfatiza.

En caso de convertirse en la Reina de Quito, ella no descarta dejar sus estudios de Derecho y cree que una alternativa sería optar por la jornada nocturna. Ha conversado con sus profesores y compañeros y se siente tranquila porque todos la animan. “Es también un orgullo porque siento que estoy representando a mi universidad y facultad además soy buena estudiante y se que podré defenderme”, recalca.

La chica de signo Escorpión dice que su color favorito es el dorado y lo incluye en sus outfits. Lamentablemente, el acoso ha sido parte de su vida y señala que trabajaría también para evitar más de estos casos en niñas y mujeres en general. “Hasta en un piropo nos damos cuenta de cuan groseros pueden ser los hombres y sin duda alguna eso nos hace sentir muy incómodas y maltratadas”, culmina.