Kel Calderón y Vesta Lugg sobre su relación: "La vida nos ha unido"

Sus decenas de fotos juntas en redes sociales no son cuento.  Viajan, son fanáticas de la moda, y ahora protagonizan una campaña que ya antes de su lanzamiento generó polémica. Del famoso “beso”, sus vidas y mucho más conversamos con Kel y Vesta.

No sabemos en cuál se inspiraron realmente, si en el beso de 1992 de Madonna con Naomi Campbell, o en el de 10 años después de la misma Madonna con Britney Spears, en plena transmisión de los premios MTV. El punto es que estas dos amigas aceptaron trabajar juntas como protagonistas de la campaña publicitaria de la marca de jeans FES, que en 2013 cerró y ahora renace en las tiendas Johnson, y la primera foto que se conoció de ésta las mostraba “a punto de”.

Casi recién bajándose del avión, de vuelta del Paris Fashion Week –evento al que asistieron invitadas por M.A.C–, bombardeamos a Vesta Lugg (@vestalugg) y Kel Calderón (@k3lcalderon) para conocer algo más de esta amistad “a prueba de todo”.

¿Pocos o muchos amigos? 

V: Soy de pocos amigos, pero no porque quiera, sino que la vida me ha enseñado que es la única forma.

K: Yo también, muy pocos amigos, pero buenos. Creo que las amistades hay que cultivarlas igual que las relaciones, y eso requiere de tiempo y preocupación. Por lo mismo, prefiero mantener pocos amigos pero leales, y que se sientan queridos y tomados en cuenta.

¿Más amigas o amigos? ¿Por qué? 

V: Amigos y amigas, los dos por igual.

K: Normalmente soy de tener muchos amigos hombres y pocas mujeres, no tengo una razón en particular, ¡sólo se da! (ríe). Quizás es porque soy súper simple, y las mujeres son más dramáticas y enrolladas; prefiero hablar las cosas y solucionarlas inmediatamente. El hombre es mucho más simple en ese sentido y más relajado; por eso quizás nos entendemos mejor. ¡Con Vesta nos llevamos tan bien porque tenemos personalidades que son más comunes en los hombres! (ríe).

¿Qué características debe tener una amiga? En la amistad entre mujeres, ¿hay atracción?

K: (Ríe) No tengo un listado de exigencias, pero todos mis amigos son personas que me provocan admiración en distinto aspectos de la vida. Son personas que respeto, además de lo bien que lo pasamos; son leales y resueltas, entienden mi estilo de vida y no se sienten por tonteras. Más que elegirlos es un tema de afinidad y química. ¿Atracción? No, para nada, lo importante para mí es la admiración y el respeto mutuo.

V: Sí, creo que las dos características más importantes, y que aplico en todas mis relaciones, son el respeto y la lealtad, fundamentales para construir la confianza. Es lo que encapsula todo. Y más que atracción, es lo que dice la Kel: admiración. Se necesita admiración para tener una relación sana. Yo admiro a toda la gente que me rodea de forma cercana.

¿Qué te llamó la atención de Kel la primera vez?

La primera vez que vi a Kel, lo que más me impactó fue su forma de desenvolverse. Es una mujer sumamente resuelta, que sabe lo que quiere, no le complica compartir su opinión y siempre lo hace de una forma muy elocuente, haciendo que el mensaje sea el objetivo, y que la forma no le quite el poder al mensaje.

¿Hay algo que te moleste de ella?

Me molesta que es extremadamente puntual, ¡y se enoja conmigo cuando llego tarde!

Y a ti Kel, ¿te molesta algo de Vesta?

Ahora que estuvo en Chile se quedó un mes en mi casa, donde me cambié recién, y por lo mismo estaba IMPECABLE. Bueno, la Vesta es la DIOSA del desorden, y yo soy súper ordenada y organizada. Como anda de gitana por el mundo llega con sus 15 maletas y esparce todo por todos lados (ríe). Fue un caos cuando se instaló. Estaba desesperada; además puede pasar 100 veces por encima de un calcetín y, a menos que lo necesite, ¡jamás lo va a recoger! (ríe). Pero a la larga me fui acostumbrando a su desorden…

¿Y qué admiras de ella?

Vesta es una mujeraza. A la gente se le olvida que tiene 22 años, porque es increíble su madurez. Es adicta a trabajar y súper exigente consigo misma, muy busquilla y se genera sus propias oportunidades. No es alguien que se quede en casa esperando que le vengan a tocar la puerta para cumplir sus metas, al contrario, sale a buscarlas y las pelea, eso es digno de admirar. Además que es un torbellino de energía y es una increíble amiga de sus amigas. Siempre esta ahí, se preocupa, siempre tiene tiempo para un consejo… Yo la adoro.

¿Qué las une, qué tienen en común? 

V: La vida nos ha unido. Estuvimos en el mismo colegio, compartimos un tipo de trabajo, muy chicas las dos estábamos en series de televisión, yo en BKN y ella en Karkú. Y hoy nos une la pasión por el viaje, las aventuras, el humor. Podemos sentarnos en una mesa a conversar de lo que nos pasó durante el día, nuestros dramas amorosos… En realidad más “mis” dramas amorosos que los de la Kel (se ríe), porque peco de ser enamoradiza y aburrirme rápido. Y nos une la lealtad, el mutuo respeto y la admiración. Somos las dos muy capaces de buscar a la otra para ayudar y buscar ayuda; y creo que eso es muy único en una amistad de dos mujeres en esta industria.

K: Es que somos muy parecidas en hartas aristas. Super trabajólicas, responsables y perseverantes. Nunca aceptamos un “no” por respuesta y nos potenciamos y apoyamos la una a la otra. No existe la envidia ni los rencores, y eso es muy difícil de encontrar.

¿Pelean?

V: Nunca nos hemos peleado como de terminar enojadas la una con la otra. Obviamente sí hemos tenido momentos densos, pero creo que hemos sabido resolverlos a través de la comunicación. La única vez que me acuerdo, en este minuto, fue cuando nos perdimos en un viaje, en un lugar donde no hablaban nuestro idioma, y nos quedamos sin Internet, sin batería y sin un mapa, en un auto al que se le estaba acabando la bencina. Fue un momento muy frustrante pero supimos conversarlo y encontrar una solución de una forma respetuosa una con la otra. ¿Te acordai?

K: ¡Sí! Yo estaba indignada porque ni siquiera podíamos pedir ayuda a la gente en la calle, ya que en la parte francesa de Canadá nadie habla otra cosa que francés, y yo juraba que la Vesta hablaba francés. Recién ahí supe que no sabía. ¡Se llama Vesta Lugg Fournier! ¿Cómo no habla francés? Pero es verdad, ¡nunca hemos tenido una pelea grande (ríe). Sólo tonteras pequeñas de que una anda particularmente malas pulgas y la otra se enoja, jamás una pelea o discusión seria, lo que es súper extraño porque pasamos muchísimo tiempo juntas.

Y cuando discuten, ¿quién da el primer paso de la reconcicliación?

K: Las dos. Las pocas veces que hemos tenido un mini roce, siempre hablamos las cosas. Es chistoso, son diálogos como de pareja, “dijiste esto y eso me hizo sentir de esta manera”, “lo siento“, ”traqui, está bien, solucionado” (ríe).

V: Nunca hemos llegado al punto de no hablarnos. Siempre somos capaces de detenernos. Son discusiones donde cada una expone sus puntos de forma respetuosa, porque sabemos que al final el objetivo es solucionarlo, o es tratado de forma resiliente y racional.

¿Algo que no le perdonarías a Kel?

Nunca hemos estado ni siquiera cerca de algo así; le perdonaría todo, porque al final sé que no vendría de un lugar malo, y sabríamos superar un obstáculo difícil.

Y tu Kel, ¿algún imperdonable?

Wow…, es súper difícil pensar en algo porque confío mucho en la Vesta; además ni siquiera tenemos el mismo gusto en hombres (no podría ser más opuesto, en realidad). No, no se me ocurre, soy súper leal con mi gente, no podría hacerle algo malo a la Vesta y ella es igual de leal. Sé que los problemas que podamos tener en un futuro siempre van a ser tonteras solucionables; no me imagino algo realmente grave.

Hablemos de trabajo. ¿Qué tal la experiencia de la campaña FES para Johnson?  

V: Trabajar juntas siempre es un agrado, un tremendo, tremendo regalo. En esta campaña específica pudimos tratar temas que nos importan mucho a las dos, así es que es un tremendo orgullo y ojalá que la gente la disfrute harto.

El famoso “beso”, ¿alguna incomodidad? ¿Risa? ¿Anecdótico? 

K: (Ríe) Nos matamos de la risa, porque todo el mundo estaba más incómodo que nosotras en el set. Para mí la Vesta es como mi hermana, hemos vivido juntas cantidades grandes de tiempo y nos contamos todo. Para nosotras es un trabajo como cualquier otro, sólo que tiene ese gusto especial de estar tocando temáticas que nos interesan y nos representan. Algo que se condice mucho con la marca FES. Por eso, como creemos en el proyecto, no nos cuestionamos aceptar, para nosotras es algo súper natural. Sí creo que para el resto de las personas fue más llamativo…

¿Tenían claro que habría polémica?

V: Es que para mí el beso no es el punto más relevante de todo lo que estamos tocando en la campaña. Lo que quisimos abarcar es que al final del día uno puede decidir, uno tiene el derecho a decidir. Y si uno se quiere dar un beso o no, puede significar todo, o nada.

K: No sé, creo que igual es un tema generacional. Chile es súper doble estándar, aquí nos creemos súper liberales y open mind, inclusivos, etcétera, pero escucho todos los días a gente decir “a mí me encantan los gays, tengo miles de amigos gays, pero que no se den besos delante mío”. Eso para mí sigue siendo un tipo de homofobia, y es inaceptable. Siguen molestando las demostraciones de afecto entre personas del mismo sexo, y más aún si es entre mujeres. Me dio pena que se filtrara sólo esa foto antes, porque la verdad es que la campaña es mucho más amplia y toca temáticas igual de interesantes. Siento que al publicarse aisladamente perdió un poco el mensaje. Pero al final me da exactamente lo mismo las críticas de las personas que se ofenden por este tipo de cosas. Si yo me tengo que aguantar ver a la señora del “bus de la libertad” con su homofobia y su discriminación, nadie puede venir a decirnos nada por publicar nuestra manera de pensar. Ya está bueno que Chile empiece a ser más consecuente con lo que dice ser, y si este tipo de cosas ayudan a que las personas se empiecen a acostumbrar y a saber que existimos gente que quiere cambiar las cosas, estoy feliz de ser parte.

Para la generación que ustedes representan, ¿es tema algo así?

V: Somos la generación de recambio, y creo que un beso puede significarlo todo o nada. Mantengo mi postura porque de eso se trata, que uno tenga el derecho y la posibilidad de decidir.

K: No es tema, por lo menos en mi círculo de amigos, en el colegio o en la universidad, es más común de lo que la gente mayor cree. No necesariamente tiene que ver con un tema de homosexualidad, sino que en muchos casos es un juego. ¿Por qué no? Lo he visto un millón de veces y no me provoca extrañeza para nada; sí me da risa la gravedad con que lo miran algunas personas más adultas (ríe). Son cambios culturales de acuerdo a las épocas. Sólo me frustra que la gente juzgue a los demás por cómo deciden vivir sus vidas. ¿Qué les importa si dos mujeres o dos hombres quieren darse un beso?

¿Se vienen planes juntas?

V: ¡Sí! Pasar Año Nuevo juntas, ese es el siguiente plan. Y espero que logremos cumplir nuestro viaje a Grecia, que tenemos pendiente.

En esos viajes, ¿qué disfrutan más? 

V: Que somos extremadamente compatibles, no tenemos ningún roce, de ningún tipo, porque somos muy similares en lo que comemos, cómo nos gusta viajar, lo que nos gusta hacer. Mantenernos activas, levantarnos temprano, acostarnos tarde, hacer de todo…

K: Todo, salimos a recorrer y armamos panoramas entretenidos. Yo peleo por los museos. También nos encanta conocer lugares de buena comida, somos super foodies, googleamos los mejores restaurantes y nos damos una vuelta por ahí. Salimos harto a bailar y nos vamos de shopping. Muchas veces nos gustan las mismas cosas, una se la compra y después nos la prestamos.

kel y vesta

Vesta íntima

¿Cuál es el principal rasgo de tu carácter?

La lealtad y el respeto, ante todo.

¿Te consideras inteligente?

Me gustaría pensar que estoy constantemente creciendo y absorbiendo lo más posible para ser una persona más informada con respecto a muchos tipos de temas.

¿Tu principal defecto?

La impuntualidad y la impaciencia.

¿Cuál es tu ideal de felicidad?

Desenvolverme en un ambiente saludable con la gente que quiero a mi alrededor.

¿Cuál sería la mayor desgracia?

Perder a algún ser querido y familia.

¿Tu héroe de la vida real?

Mi madre y mi padre.

¿Qué hábito ajeno no soportas?

¡Cuando alguien no me responde el teléfono! Tiene que ver con mi impaciencia.

¿En qué país desearías vivir?

Eventualmente en Italia.

¿Has ido al sicólogo? ¿Te sirvió?

Sí, estuve yendo al sicólogo muchos años cuando chica, cuando me cambié de colegio e ingresé a la televisión. Fue un tremendo aporte, me ayudó a aprender a manejar una vida de trabajo versus una de niña, y me ayudó a entender que no era una adulta todavía y que necesitaba vivir mis etapas como venían.

¿Qué talento te gustaría tener?

Me encantaría saber cocinar.

¿Cuál es el estado más típico de tu ánimo?

Inspirada, siempre estoy inspirada.

Kel íntima

¿Cuál es el principal rasgo de su carácter?

Obsesivo, en el buen sentido.

¿Te consideras inteligente?

Sí.

¿Tu principal defecto?

Muy autoexigente.

¿Cuál sería la mayor desgracia?

Perder a un ser querido.

¿Tu héroe de la vida real?

Mis padres. Bueno, y en el hipotético caso de que el mundo se acabe y nos ataquen los zombies, también Pangal (ríe).

¿Qué hábito ajeno no soportas?

La gente que come con la boca abierta. Tengo una obsesión con los modales en la mesa.

¿En qué país desearía vivir?

No lo he descubierto aún.

¿Has ido al sicólogo? ¿Te sirvió?

(Ríe) ¡Mil millones de veces! Y me sirve mucho. Mi sicóloga me conoce desde que tengo 10 años, y sabe toda mi vida. De vez en cuando la voy a ver para que me ajuste un tornillo. Tengo problemas lidiando con mi autoexigencia y mi poca tolerancia a la frustración. 

¿Tu ideal de felicidad?

Conocer todo el mundo y armar mi familia en el lugar que más me guste 🙂

¿Qué talento te gustaría tener?

Pintar.

¿Cuál es el estado más típico de tu ánimo?

Ansiosa y con exceso de energía.