Tati Farkas y su relación con el dinero: “ No me gusta malgastar, lo odio”

Quiere ser profesora de inglés, tener muchos hijos y desarrollarse en la moda y el arte. La bella hija del empresario chileno Leonardo Farkas nos habla sobre su relación con el dinero, el amor y el acoso en redes sociales, ahora que su rostro es más reconocido por su participación en la nueva campaña de Opposite, de tiendas Paris.

 

Habla en “spanglish”, y pese a que demuestra un desplante apabullante en Instagram, cuando conversa en persona aparece la niña. Poco a poco Tatiana Farkas (17) se despega de la imagen de su padre, el empresario Leonardo Farkas, gracias a su amor por la moda y el arte. En su niñez vivía en Chile, hace un par de años partió a Nueva York, y actualmente su casa queda en Florida, Estados Unidos. Aunque viaja tanto que podría vivir en cualquier parte del mundo.

La entrevistamos luego de una mañana de agenda copada; tuvo fotografías y entrevistas a propósito de su participación en la campaña de la marca Opposite, de Tiendas Paris. “Estoy cansada”, dice con voz suave. Descansa un par de minutos y nos invita a sentarnos. Sus respuestas son puntuales y precisas, ideales para la conversación que queríamos tener con ella. Ahondamos, entre otras cosas, sobre sus proyectos para los próximos años, cómo cuida su dinero, y cómo visualiza las relaciones de pareja.

Está terminando el high school, definiendo qué hacer en el futuro. “Me gusta todo”, asegura, aunque la moda siempre la acompañará. Una de sus mayores influencias es su madre, Betina Friedman. “Mi mamá viste como quiere, no tiene miedo de lo que las personas piensan. Se pone lo que quiere sin miedo, y queda bella. Yo quiero tener esa confianza en mí, en mi estilo, sin miedo de ponerme alguna ropa”.

tati

¿Has ido a algún Fashion Week?

Sí, he estado en shows de artistas emergentes. No me gustan los grandes desfiles, con las marcas importantes. Me gusta ver a los creadores que vienen, los del futuro; prefiero estar en el mundo de lo que está pasando ahora en la moda.

En Nueva York te juntaste con Vesta Lugg y Kel Calderón. ¿Se conocían de antes?

No, les envié un mensaje porque quería entrevistarlas para mi blog y nos tomamos un café. Son simpáticas, súper amables y maduras. Ellas saben lo que están haciendo. Están confiadas en quiénes son y en lo que hacen.

¿Te gusta ver la moda en la calle? ¿En Santiago?

En todas partes, también en Chile, encuentras looks que salen de lo normal. Viajo mucho y me causan una inspiración grande.

Hasta ahora, ¿qué streetstyle te inspira más, de qué ciudad?

Ámsterdam. Es que soy más minimalista, más conceptual. Me gusta cuando las tendencias tienen un algo diferente, un twist. En una tendencia todo es lo mismo, pero si lo haces a tu manera, cambia. Pienso que mi estilo es muy simple.

¿Has probado con la ropa vintage?

Sí, me gusta cuando la ropa tiene historia. ¡Me gusta la moda de los 70!, me encanta “Mad Men”.

¿Qué haces con lo que no usas? ¿La regalas a tus amigas?

No, mis amigas tienen lo que quieran. La dono a fundaciones o iglesias, siempre.

¿Qué quieres estudiar? ¿Moda, arte?

Estoy aplicando para universidades ahora, y llega un momento cuando te cuestionas realmente y piensas “¿esto es lo que quiero hacer?”. Toda mi vida he pensado ser fashion designer o algo con arte, pero ahora se me ocurrió otra cosa. Me gustan los niños chicos, y pienso que quizás estudie para ser profesora de inglés. Lo demás puede ser un hobbie.

En la cultura gringa es normal que los jóvenes se vayan de la casa a los 18 años…

Nunca he entendido la cosa chilena de que los hijos quieren vivir con sus padres; en Estados Unidos quieres irte de la casa apenas puedas. No entiendo esa parte de la cultura chilena, pero es endearing (adorable).

Entonces, te quieres ir de la casa de tus papás pronto…

¡Sí! (ríe). Amo a mis papás, pero quiero tener mi independencia.

¿En algún punto de tu vida te has sentido controlada o manejada por ellos?

Como todos, creo. A veces los papás son estrictos, son lo que deben ser, pero mis papás son un súper apoyo y los amo.

Te criaste sin ningún tipo de necesidad. ¿Siempre tuviste todo lo que querías?

Es que nunca fue de decir “quiero esto, quiero esto otro”. No me gusta malgastar, lo odio. No sé cómo explicarlo, pero no quiero vivir una vida superficial. Siempre he sido un poco diferente de los otros niños, porque tengo una vida distinta al resto, entonces siempre he querido estar como mis amigos. Si ellos no pueden comprar una marca, para qué la voy a comprar en frente de ellos.

¿Tienes gustos caros o simples?

De los dos, en ambos lados hay inspiración.

Hablemos de gustos simples. ¿Qué te gusta?

Un día perfecto para mí sería en la mañana un café con mi libro, ir a un jardín local donde ayudo en la jardinería, estar ahí con mis amigos, ver una película en el cine.

Uno se imaginaría otra cosa…

No me gustan las fiestas ni eventos públicos; soy más reservada, introvertida.

Dijiste que te preocupa la sustentabilidad. ¿Qué área de la sustentabilidad te llama la atención?

Todo, todo. Soy animalista. Tengo dos perros, Maui y Coconut, un Habanés cubano y un Westy. De hecho, fui asistente de veterinaria por seis semanas, como trabajo de verano. Me sirvió mucho. Vi cirugías, y es bueno aprender. Manejaba también el canil. La mejor parte fue cuando cuidé a un gato llamado Míster Williams, un gato obeso (ríe).

Los gatos son los mejor. ¿Tienes gato?

Mi mamá es alérgica. Es alérgica a todos los animales, en realidad, menos a los perros.

Cuando vivas sola podrás tener uno.

Mi mamá me dice que no tenga, porque quiere venir a mi casa. ¡Es muy triste!

¿Te gusta ser una persona pública?

Sí, me gusta.

¿Te da miedo la crítica o los comentarios desubicados?

Me llegan muchos mensajes y comentarios que no son positivos. Los elimino y bloqueo. Sabes qué, estoy viviendo mi vida y la quiero hacer pública, ¿por qué no? Si mis amigas lo pueden hacer en Instagram, por qué yo no. No sé cómo explicarlo, pero quiero ser auténtica, y es rico compartir mi pasión, lo que me gusta.

Diste de baja tu Instagram hace años porque dijiste que se sexualizan tus fotografías.

Es que muchos hombres muy grandes, viejos, me mandaban cosas que no se mandan, de pervertidos. Ahora me mandan cosas de nuevo por Instagram…

tati

¡Bloquéalos!

No puedo bloquear a tantas personas. Me da miedo. A mis amigas no les pasa porque no tienen los seguidores que tengo. Obviamente pasa en la calle también, es una cosa horrible lo que las mujeres tenemos que vivir, pero es peor cuando te mandan 80 mensajes.

¿Te preocupas de no subir fotos provocadoras?

Subo las fotos que quiero, porque nadie tiene derecho a sexualizar mi cuerpo. Si estoy en bikini, ¿por qué eso es sexy? Es mi cuerpo no más.

Eres romántica. ¿En tu generación cuesta encontrar hombres románticos?

Es súper difícil, dificilísimo, pero es rico aceptar esa parte de mí (la romántica).

¿Qué debe tener un hombre para conquistarte?

Tres cosas: ser amable, apasionado y honesto.

¿Estás pololeando?

Nunca he pololeado. ¡Las caras cuando digo eso! (ríe). Siento que estoy esperando a alguien más importante.

En la entrevista a Canal 13 dijiste que querías ser mamá, justo cuando pocas quieren serlo.

Sí, ¡quiero tener 10 hijos! Quiero adoptar también, porque tengo mucho amor que entregar y tengo la plata también, lo que es importante, sorry. Es horrible decirlo, pero es la verdad. Si le puedo dar amor a niños, mejor, ya sea con o sin hombre.

Eso dices ahora, pero imagínate con tantos niños…

No necesito un hombre, no.

¿Nunca te enamoraste?

Sí, me he enamorado. Es complicada la vida, te lo digo (ríe).

¿Cuidas tu alimentación?

Sí, y esta forma de pensar la saqué de mi mejor amiga: todas las personas tienen una salud diferente. Yo me amo, y me cuido. Como lo que me hace feliz, porque la vida es corta y quiero ser feliz y saludable. Un secreto: no hago tanto ejercicio.

¿Qué dicen tus amigas sobre tu éxito en Instagram o que seas parte de una campaña publicitaria?

Honestamente, no dicen mucho (ríe). Ya es una cosa normal, pero están felices porque estoy siguiendo mi pasión y siendo feliz.

¿Tienes hartos amigos?

No me gusta tener muchas amigas, porque soy más introvertida. Me gusta tener amigos cercanos, y los que puedo hacer en el tiempo.

¿Cuál es tu mayor miedo en la vida?

No me gusta tener miedo, porque eso te hace parar de vivir. Me gusta estar en el presente, pensar positivo. Honestamente, no tengo miedos.