Aaron, el hermano menor de Nick Carter, en riesgo de contraer VIH y perder la vida

La carrera de Aaron Carter se vino abajo tras lidiar con drogas, alcohol y sexo no seguro

Un Aaron Carter visiblemente demacrado, delgado y nervioso apareció esta semana durante el programa de televisión 'The Doctors', donde recibió los resultados de la prueba del VIH a la que se sometió.

Hace unos meses, la ex estrella juvenil de pop de 30 años, fue arrestado por conducir bajo influencia de sustancias, además de ser acusado por posesión de marihuana y otras drogas.

Una publicación compartida de RUMOR BUS (@rumorbus) el 14 de Sep de 2017 a la(s) 12:53 PDT

Aaron confesó públicamente que ha mantenido una lucha muy difícil con el uso de drogas y que sus distanciamientos familiares, especialmente con su hermano Nick Carter -miembro de los Backstreet Boys- quien hizo una intervención de mal gusto en Twitter para "ayudarlo".

Aaron también se declaró bisexual y con respecto a su temor por adquirir VIH, confesó que no ha practicado sexo seguro con todas sus parejas anteriores.

"Es lo más espantoso que he hecho en mi vida", dijo. Por suerte, las pruebas arrojaron un resultado negativo, lo cual significa que el cantante quedó libre de padecer el virus. "No tener chequeos anuales, pruebas y tomar precauciones para estar seguro de otros y y que otros estén seguros de mí es lo peor que he hecho".

Una publicación compartida de iamDe_Wayne101 (@de_wayne) el 13 de Sep de 2017 a la(s) 2:24 PDT

El VIH afecta el sistema inmunológico y puede conducir al SIDA, que es potencialmente letal. "Necesito ayuda, estoy asustado", confesó nervioso. El joven de 29 años, mide 1.82 (6 pies) de altura y pesa sólo 52 kilos (115 libras), lo cual es insuficiente para un hombre adulto. Esto disparó en Aaron una mayor preocupación ya que sería más vulnerable al virus. "Estoy tan delgado…Mi mayor temor es no poder vivir tanto como pueda".

Los doctores y conductores del programa, Travis Stork y Jorge Rodriguez le advirtieron a Aaron que tendría que hacer grandes cambios en su vida, empezando por subir de peso, si es que quiere evitar graves problemas de salud.

Un pasado difícil

A diferencia de Nick, Aaron no logró salir del título “promesa del pop” y hoy luce acabado, sin éxitos por delante y una carrera que dejó de importar. Carter entró en el grupo de Britney, Justin Bieber y Lindsay Lohan, con la diferencia de que todos han hecho el esfuerzo, por mínimo que sea, por no perder a sus seguidores y salir de ese ciclo vicioso.

Carter ha excusado su problema de drogas con la ansiedad que padece y los fármacos que se ve obligado a consumir para controlarla. “Ni siquiera bebo alcohol”, explicó en una entrevista para ET.

Los padres de Aaron siempre hicieron todo para catapultarlo a la fama y aún cuando llegó a ser telonero de Los Backstreet Boys, Britney Spears y hasta Michael Jackson, no logró ser algo más que "el hermano de Nick Carter" o "el chico que canta 'I Want Candy' y salió con Hilary Duff".