Chris Brown recuerda la noche que agredió a Rihanna: “Ella me pateó y yo la golpeé”

El escándalo entre Rihanna y Chris Brown terminó siendo una consternación pública que acabó con la carrera del rapero

Ya han pasado 8 años desde que el incidente entre Chris Brown y Rihanna abarcara todos los titulares de espectáculos. La noche anterior, había llegado un reporte policial, presentado por la cantante de R&B, donde alegaba que su entonces novio, Chris Brown, la había agredido. Las imágenes de una Rihanna golpeada, circularon rápidamente por todo Internet y lo que comenzó como una pelea privada, terminó siendo de consternación pública.

Fue hasta agosto de 2012, que 'RiRi' finalmente habló abiertamente en el programa de Oprah Winfrey sobre lo que había ocurrido, sobre su relación con Brown y de cómo fue capaz de perdonarle por aquella noche. Ahora, fue el rapero quien ha decidido hablar con los fans en un documental sobre su vida donde habla de la relación que mantuvo con la estrella.

La pesadilla de Chris

Las fotografías de Rihanna con el labio destrozado y el ojo morado bastaron para manchar de por vida la reputación de Chris Brown. Sin una explicación clara de lo ocurrido, la opinión pública se encargó de juzgar las acciones del cantante, quien quedó como un hombre violento que atentó contra una de las estrellas musicales más importantes y queridas de aquel momento. Su carrera inmediatamente se fue en picada, especialmente tras ser visto en un juicio con el uniforme anaranjado de prisión. "Pasé de estar en la cima del mundo y tener números uno a ser una especie  a ser el enemigo público número uno", declara Brown, quien finalmente tuvo un acuerdo con la Fiscalía de cinco años en libertad condicional y la asistencia a clases sobre violencia de género.

En el documental, titulado Chris Brown: Bienvenido a mi vida, Brown explica que los problemas entre él y Rihanna comenzaron cuando él admitió tener relaciones sexuales con alguien que trabajó para él en el pasado. Pero lo que Chris percibió como una confesión "de confianza" frente a la cantante, provocó que su relación se volviera agria (¿qué esperaba Sr. Brown?).

Chris Brown

 

"Ella me odiaba, después de eso, lo intenté todo pero no le importaba, simplemente no confiaba en mí después de eso. De ahí, lo nuestro fue simplemente cuesta abajo lleno de peleas verbales y físicas", compartió.

El incidente ocurrió ocurrió en febrero de 2009, tras una presentación en el Clive Davis Grammy, cuando ambos mantuvieron una pelea que subió de tono y terminó con el labio de Rihanna. ¿La razón? la mujer con la que Chris confesó haber estado involucrado anteriormente, estaba presente en el evento y se acercó a saludar a la pareja, cosa que "enloqueció a Rihanna".

Tras la acalorada confrontación, ambos se fueron juntos en el auto de Brown, sin embargo, las cosas se pusieron aún más violenta.

"Recuerdo que ella trató de patearme, entonces yo la golpeé con el puño y le rompí el labio. Cuando la vi estaba en estado de shock. ¿Por qué demonios la golpeé así?", confesó Chris.

Amor y perdición

El rapero y la cantante se conocieron en 2004, en un concierto de Rihanna en Nueva York. Tenía 16 años y Brown se mostró muy atraído a ella de inmediato. "Era una sensación tan poderosa estar juntos que hasta era peligroso", comentó el actor en el video. "En ese momento estábamos en la cima del mundo. Teníamos una vida de rockstars a los 16 y 17 años, ¡Eso era lo peligroso! Porque podías hacer lo que quisieras", añadió el cantante.

Rihanna y Chris Brown

 

 

 

 

Chris asegura que sigue arrepentido por el incidente, no sólo por la forma en la que afectó su reputación, sino por haber perdido a Rihanna y la posibilidad de volver a la cima. "Me sentí como un monstruo. Fue una pelea que me va a perseguir para siempre". Sí, a Chris se le cerraron las puertas de los sellos discográficos más importantes y peor aún, ante el ojo público se convirtió en una especie de monstruo que violenta mujeres. El rapero llegó a pensar en el suicidio pero fue en 2013 cuando ambos aparecieron juntos sobre el escenario durante los Grammys como una especie de tregua y la muestra de una Rihanna firme y segura, que no está dispuesta a regresar con alguien como Chris Brown.

"Todavía amo a Rihanna, pero voy a ser honesto, siempre pelearíamos entre nosotros, ella me golpearía, yo la golpearía. Eso nunca va a estar bien y siempre fue un punto que conversamos. '¿Qué estamos haciendo?""