Alex Ubago sobre su último disco: “Me inspira el desamor”

El cantautor español acaba de lanzar su sexto álbum, se presenta el 19 en el Gran Arena Monticello y el 20 en el Dreams Punta Arenas, y enfrenta un escenario especial: por primera vez se aleja de su familia tanto tiempo...

Para Alex Ubago, la nueva gira mundial con la que comenzó la promoción su sexto álbum de estudio, “Canciones impuntuales”, tiene un color especial: es la primera vez que se separará de su familia, su mujer María Alcorta y sus hijos Pablo (5) y Manuela (1).

Han pasado 4 años desde el disco anterior, y durante este período se dedicó principalmente a componer, a la familia y la paternidad. “Me tomé mi tiempo para tener todo el material que buscaba para el disco. También porque quería estar en mi casa, disfrutar de mi matrimonio y mis nenes, que son muy pequeñitos”.

Se casó el 2011, un año después nació Pablo y el 2016, Manuela. Ubago comenzó a componer a los 15 años, y gran parte de su amor por la música se lo debe a la familia de su madre, Antonia Rodríguez. “Ella es muy buena cantante. Cuando era joven pudo empezar una carrera artística pero mi abuelo no la dejó porque era muy jovencita. Incluso un mánager propuso llevarla a Madrid, pero él no quiso. Mi mamá vio en mí, de cierta forma, su sueño realizado. Mi abuelo era saxofonista y clarinetista, y su hermano toca guitarra y también canta muy bien. Mi papá no canta mucho (risas), pero es muy melómano. En mi casa siempre hubo mucho amor por la música”, cuenta.

“Canciones impuntuales”, ¿por qué?
Porque cuando estaba grabando me di cuenta que de las 11 canciones que quedaron habían varias que hablaban de desamor y rupturas, en un momento en que yo no estoy viviendo eso en mi vida personal. Algunas letras cuentan historias de otro momento, y otras “las robé”. Así nació lo de “canciones impuntuales” o “fuera de tiempo”. Muchas de mis canciones son biográficas, pero no todas. Debo decir que me gustan las canciones de desamor, más tormentosas, me inspiran más, aunque no viva ese sentimiento. Parece que soy medio masoquista (risas).

“El disco anterior coincidió con el nacimiento de mi hijo Pablo, lo estaba grabando cuando tuve que salir corriendo al parto. Ese amor se vio reflejado en la canción ‘Para aprenderte’. Y este nuevo disco me pilla con los dos nenes. Es la primera gira en que me tengo que separar de ellos”.

¿Cómo se vive esa realidad?
Es la parte más dura. Todos los trabajos tienen un lado así. Es una bendición viajar, conocer gente, estar en tantos lugares; soy un privilegiado por ello, pero hay veces que extraño mucho a los niños, tanto que me llego a enfermar. En esos momentos me encantaría coger un avión y volver inmediatamente a casa. Trato de hacer lo mejor que puedo.

alex ubago

EL LUJAZO FONSI

En el tema “Cuenta conmigo” comparte micrófono con el puertorriqueño Luis Fonsi, colaboración “que se dio de forma muy natural. A Luis lo conozco hace años, y en este caso el trabajar juntos se dio forma directa y personal. Siempre ‘escuché’ la voz de Luis en esa canción, me parecía que era perfecta. Le escribí un mail para invitarlo y me dijo que sí inmediatamente. Fue un lujazo contar con él”.

¿Esto fue antes de “Despacito…”?
Sí, la grabamos en el verano de 2016, bastante antes de la explosión de “Despacito”. Con ese éxito, y si es que cabe decirlo, ha adquirido una dimensión mayor contar con él en este disco.

¿Qué significa Chile para ti?
Mucho. No le he puesto Chile a un hijo, pero casi…, ¡a lo Julio Iglesias! (risas). Es uno de los países más importantes en mi carrera y donde tengo la mayor cantidad de seguidores. También uno de los que más visito y donde más conciertos hago. Es un público que me da mucho, y al que le debo mucho. Anoche justamente pensaba en eso, mientras escuchaba el informe del clima en la televisión y nombraban las principales ciudades de Chile…, me di cuenta que he estado en casi todas.

¿Y has conocido el país, turísticamente hablando?
La verdad es que no, vengo siempre con la agenda muy apretada. Evidentemente hay un ratito para salir a cenar o conocer algo del lugar en que estás, pero es mucho menos de lo que me gustaría.

Cuando te preguntan por Chile, ¿qué es lo primero que dices?
Cuento lo que me pasó la primera vez que vine: abrir la ventana y ver a la ciudad de Santiago vigilada por esa cordillera nevada maravillosa que es Los Andes. Es algo único, no existe en otro lugar del mundo. ¡Debo venir de vacaciones!