Vanessa Huppenkothen preocupa a sus seguidores por una foto en traje de baño

La conductora de deportes fue criticada por lucir muy delgada y enferma

Desde hace unos meses, la conductora de deportes, Vanessa Huppenkothen ha sido blanco de críticas por su físico pues contrario a lo que se creería, su extrema delgadez, ha llamado la atención de sus seguidores.

Y es que en las últimas fotos que subió Huppenkothen a su cuenta de Instagram luce una figura cada vez es más pequeña, lo cual ha generado innumerables comentarios negativos de sus fans, quienes reflejan su preocupación y molestia ante su evidente pérdida de peso.

Nueva controversia

Ahora, la conductora de deportes, publicó una fotografía en traje de baño y sin enseñar demasiada piel, se puede observar un cuello muy delgado, un rostro bastante afilado y hasta una marca sobresaliente de huesos en algunas partes de su cuerpo como su cadera y clavícula.  Por supuesto, los regaños de sus seguidores invadieron la fotografía, alegando que luce muy enferma, despertando la posibilidad de un desorden alimenticio.

"Te ves mal, tú eras muy guapa y estabas excelente con tu cuerpo por Dios te ves exageradamente flaca”, reza un comentario en una de sus fotografías donde más delgada se nota",  escribe un seguidor. "Algunas personas fingen amarte diciendo que te ves hermosa, cuando es lo contrario, te ves muy mal linda, necesita ayuda, no se trata de si eres feliz o infeliz, gorda o flaca, se trata de tu salud hermosa, piensa un poco”, compartió otro. "Te ves como anoréxica ¿no estás enferma ?", fue otro de los comentarios más directos.

La conductora negó estar mal de salud y escribió en la descripción de su foto: "De verdad, nadie somos perfectos y no hay necesidad de estar criticando a una mujer. Claramente alguien que hace deporte y come bien va a estar sana. Mientras sus análisis médicos estén bien es lo que importa. La anorexia es otra cosa, por favor no confundan"

 

En 2015, la conductora tuvo graves problemas de salud regresando de Copa América y Copa Oro pues comenzó a sentirse muy hinchada, con mareos y el corazón muy acelerado, al grado de que pidió ser regresada a casa. La producción se negó y tuvo que seguir grabando y cuando regresó a México, tuvo que ser internada de emergencia, pues ante el malestar y la falta de descanso, estuvo a punto de un infarto. Le detectaron un descontrol en la glándula tiroides, lo cual podría explicar su cambio físico y claro, el ritmo de trabajo que mantiene en la cadena ESPN es motivo de periodos prolongados de estrés y movimiento constante.

La conductora confesó que debido a todos estos problemas de salud, tuvo que cambiar drásticamente sus hábitos alimenticios además de que ha demostrado que su silueta se debe a la intensa actividad deportiva que practica.