Él fue el amor más grande de la princesa Diana (y no se trata de su esposo)

Tuvo una relación prohibida que la realeza jamás perdonó.

Por Dayana Alvino

El día de ayer se estrenó el documental 'Princess Diana: In Her Own Words', el cual recopila una serie de audios en los que la princesa de Gales habla sobre su vida. En ellos Diana reveló que su "amor más grande" fue el guardaespaldas Barry Mannakee, con quien tuvo una aventura.

En las grabaciones, realizadas por un amigo de la princesa para el periodista Andrew Morton, Diana da a conocer: "cuando tenía 24 0 25 años estaba profundamente enamorada de alguien que trabajaba en este entorno [de seguridad]".

MÁS: William y Harry se arrepienten de la última llamada con su madre por esta razón

Si bien la princesa de Gales no menciona como tal su nombre, los autores de la biografía y documental afirman que se trata de Mannakee por los hechos descritos por Diana y por los descubiertos por la prensa.

La princesa Diana explica: "Eventualmente tuvo que irse y luego de tres semanas de su partida, murió en un accidente de moto. Fue el amor más grande que he tenido, y eso fue un asesino real".

"Pero luego lo echaron y mataron", asegura la princesa Diana en la grabación. Una teoría conspirativa que ella creyó firmamente, pero que jamás fue comprobada.

MÁS: 5 claves de amor tóxico entre Lady Di y el príncipe Carlos que no debemos ignorar

Barry Mannakee era un oficial de policía del Royal Protection Squad, que en 1985 fue asignado como guardaespaldas de la princesa Diana. Sin embargo, en 1986 fue trasladado a la Diplomatic Protection Group, con base en el centro de Londres.

Diversas biografías de la 'Princesa de Gales' indican que Mannakee fue transferido después de que sus jefes determinaran que su relación con Diana era "inapropiada".

MÁS: Revelan que Lady Di padecía bulimia y ansiedad antes de casarse con el príncipe Carlos

Mannake murió en 1987, cuando la motocicleta en la que viajaba (que era conducida por un amigo, quien sobrevivió) se estrelló contra un coche.

Aunque Diana aseguraba que la familia real lo había mandado a asesinar, debido a que sabían que entre ellos había algo, el servicio forense determinó que todo había sido un accidente. Y nunca más se habló del asunto.