Michelle Obama sí sufrió por el racismo en su contra cuando fue Primera Dama

La ex Primera Dama no tuvo una vida sencilla mientras su esposo fue presidente de los Estados Unidos.

Por redacción Nueva Mujer

Michelle Obama, una de las mujeres más exitosas y admiradas de los Estados Unidos (y de varias partes del mundo), expresó recientemente que los insultos racistas que recibió mientras fue Primera Dama sí la afectaron profundamente.

MÁS: Michelle Obama para presidenta de Estados Unidos en 2020: la demanda que crece

Fue durante el evento del 30 aniversario de la Fundación Mujeres de Colorado, en Denver, donde Michelle habló abriertamente sobre cómo la dañaron las dificiles experiencias y críticas racistas:

"Los [insultos] que me cortaron más profundo fueron justamente los que más intención tenían de hacer daño".

MÁS: Estos son los grandes logros de Michelle Obama como primera dama

Michelle reconoció que uno de los comentarios que más le dolió fue el de Beverly Whaling, quien se desarrollaba como alcaldesa de la ciudad de Clay y la llamó "simio con tacones".

"Me duele saber que después de ocho años de trabajar duro por mi país aún hay personas que no me verán por lo que soy, sino simplemente por mi color de piel", indicó Michelle.

Thank you for the birthday wishes and for the greatest gift of all: the opportunity to serve as your First Lady. –mo

Una publicación compartida de Michelle Obama (archived) (@michelleobama44) el 17 de Ene de 2017 a la(s) 6:24 PST

MÁS: ¿Cómo transformó la política Michelle Obama?

La buena noticia es que la ex Primera Dama supo bien cómo evitar que los insultos la dañaran permanentemente: "Mujeres, nosotras sobrevivimos a esas heridas de tantas maneras e incluso ni siquiera las notamos. Vivimos con esas pequeñas heridas, que sangran día a día, y aun así seguimos adelante".

"Soy una mujer fuerte gracias a otras mujeres fuertes. No eres madre sola, ni abuela sola, no luchas sola", indicó Michelle.