¡Qué impresión! Jennifer López tiene una doble y es imposible decir quién es quién

Muchos creen que es un efecto de maquillaje pero esta mujer es muy real

Por Karen Hernández

Parece difícil de creer que exista quienes hacen de todo para aprecerse a su artista favorito: cortes de cabello, cirugías o lipsucciones y otras que por el simple hecho de nacer ya tienen todo para ser confundidos con la celebridad en cuestión.

MÁS: Así fue como Jennifer López alcanzó el éxito

La imagen de Jay se convirtió en un fenómeno viral debido a su enorme (de verdad enorme) parecido con la cantante Jennifer López y aunque no es de Brooklyn ni canta como ella, sus facciones podrían convertirla en la "doble de riesgo" perfecta de la Diva de Bronx. De acuerdo, sus enormes músculos también la delatan, pues Janice Garay, su nombre real, es una apasionada del gimnasio y de las competencias de fisiculturismo pero no queda duda de que al menos su cara, es prácticamente idéntica, sin negar claro que JLo tiene un escultural cuerpo gracias a la vida saludable que lleva.

MÁS: Jennifer López se muestra orgullosa, sin maquillaje, a sus 47

Muchos creen que se trata de un buen maquillaje o que se sometió a alguna cirugía para verse como ella, pero en realidad nunca ha necesitado nada de eso.

Y al igual que Jen, Jay trata de mantener un perfil que transmita buenos hábitos y a través de sus imágenes, busca empoderar a sus seguidores con palabras de aliento.

"Habrá momentos en que tu alma esté muy cansada y tu mente trate de envolverte. Es normal, y está bien. Ser genuinamente feliz y en paz no significa estar en un estado constante de alegría. Entender que ser vulnerable a las emociones negativas es parte de ser humano, y de ninguna manera te hace débil o patético. Sé paciente y amable contigo mismo, continúa luchando. Todo será maravilloso"

MÁS: 6 veces que Jennifer López demostró tener un cuerpo perfecto, libre de Photoshop

🦋There will be times when your soul seems nothing but tired and your mind tries to pull you back into the darkness you have fought so diligently to be free of. It is normal, and it is okay. Being genuinely happy and at peace does not mean being in a consistent state of elation. Don’t beat yourself up because you don’t wake up with a radiating smile every single day. Understand that being vulnerable to negative emotions is a part of being human, and it in no way makes you weak or pathetic. Continue to be patient and kind with yourself, continue to fight through those draining moments and do not allow them to persist longer than they should. You are in complete control; sadness is simply a visitor within your mental space, not a permanent resident. Chat with it, understand it, master it, and most importantly, know when to say goodbye. You will wake up the next morning and everything will make sense. Life will make sense. It will all be wonderful. Believe that! 💯🙏🏾💓💪🏽

A post shared by J A Y F R O M H O U S T O N🖤 (@jayfromhouston) on Jul 10, 2017 at 6:00pm PDT

 

"Cada momento, cada decisión es resultado de cómo pensamos, cómo nos sentimos y cómo percibimos nuestro entorno. Es increíble cómo nos aferramos a ciertos pensamientos y dejamos que eso nos defina. ¡Libérate! Tienes que ser audaz en la liberación de las cosas que te ciegan. Tu alma es ligera, no le pongas peso con cosas que no valen la pena. Domina tu vida y crea tu propio camino"