Justin Timberlake subió una foto de su esposa y muchas se sentirán identificadas

La imagen Jessica Biel se ha viralizado en redes sociales por una razón muy especial

Por Karen Hernández

Jessica Biel está viviendo su mejor etapa al lado de Justin Timberlake y su pequeño hijo Silas, de apenas dos años de edad. Y aunque tienen una vida rodeada de lujos y alfombras rojas a las cuales asistir, nada es tan glamoroso como parece pues el trabajo de madre está por encima de todo eso.

MÁS: 14 famosos que son amigos y nunca lo hubieras imaginado

Hay que ser muy avispados para lograr un equilibrio perfecto entre los reflectores y los biberones pero Jessica ha hecho un gran trabajo con todo esto y Silas (y claro, la perfecta relación de diez años que llevan Jessica y Justin merece una ovación de pie). Jessica era una de las estrellas favoritas de la televisión en los 90 y Justin, pues ha permanecido como el "niño bonito" del pop. La carrera de Jessica quedó estancada unos años pero no dejó de tener las miradas encima por ser "la musa" del "niño bonito" del pop. Y aunque suene un cliché que muchas veces queremos negar para salirnos del papel, ser una madre trabajadora es uno de los roles más difíciles del mundo.

MÁS: 11 celebridades que fueron tu 'crush' si creciste en los 90s y 00s (suspiro)

Recientemente la actriz publicó una foto en Instagram -tomada por Justin- que resume a la perfección el agotamiento de criar a un niño mientras una trabaja fuera de la casa. Sí, las madres de todo el mundo pueden sentirse identificadas con la imagen, pues más allá de tratarse de una celebridad, ante todo es humana y no importan los lujos ni el dinero, al final del día, criar a un hijo es gratificante pero agotador, ¿no?

MÁS: ¿No sabes por qué llora tu bebé? Una (o más) de estas 5 razones podría ser la causa

Entre su próxima serie, The Sinner (donde es productora ejecutiva y protagonista), su restaurante, Au Fudge, su participación en la película Shock and Awe, dirigida por Rob Reiner y el cuidado de su hijo, Jessica Biel está más ocupada que nunca.

¿El secreto? Una buena siesta en el asiento del copiloto, aunque sea por un par de minutos. "En su estado natural, nótese la mandíbula floja, el sueño profundo y la fatiga palpable de esta criatura, sí, es una mamá que trabaja". Divertido, ¡pero muy cierto!