Begoña Basauri: "Nunca he pasado inadvertida"

No le teme a los desafíos. De la actuación pretende pasar a la animación, No le interesa permanecer en su zona de confort, y por eso mismo se atrevió a colgarse de una tela con sus propias fuerzas. Una metáfora de su vida actual.

Por: Carolina Palma Fuentealba.
Fotos: Gonzalo Muñoz Farías.

Con fuerza, arrojo y muy feliz vimos a Begoña Basauri (35) realizando acrobacias en telas en la Academia Malú Pérez. Esto porque aceptó el desafío de Honda en el marco de la cruzada #LlénaloDeDesafios, para vencer un miedo que tuvo desde niña y que se acentuó mientras estudiaba teatro: la acrobacia. "No sé hacer bien ni la rueda" dice. Se ve muy bien físicamente, gracias al ejercicio y buena alimentación. "Intento hacer deporte para desestresarme y poder comer bien, porque de verdad me gusta comer", aunque reconoce cierta intolerancia al trigo.

No le cuesta levantarse en la mañana para ir al matinal "Muy Buenos Días", en TVN. Es alondra, funciona de día. Se despierta de buen genio y por eso decidió voluntariamente entregarse para trabajar en un matinal. Buena decisión. Ha sido una de las mejores evaluadas del panel.

"Todos mis cercanos me decían que debería trabajar en un matinal, pero lo veía súper lejano, porque antes había menos libertad en la televisión. Soy muy desprejuiciada con respecto a mi trabajo como actriz. Me gusta actuar, pero también mil cosas más. Cada vez que hago un programa de radio, una campaña de lencería, un evento a beneficio, es pura ganancia. La vida siempre te pone nuevos desafíos, y hay que tomarlos. No sabía que sería buena en el matinal, pero sí tenía ganas de hacerlo, estar en un matinal donde nadie quería estar, porque estaba muy de capa caída", reconoce.

Es una mujer con mucho carácter, de ideas claras, que no teme decir lo que piensa y sin miedo a equivocarse. Quizás porque desde pequeña tuvo grandes sostenedores. De hecho vivió en un sistema comunitario con su familia, donde aprendió la importancia de involucrarse con otros, de las redes de apoyo. "Me criaron con puros niños que íbamos al mismo colegio; vivíamos todos en La Florida, cuando todavía era campo. Era una cooperativa donde las sociedades eran súper potentes".

Quizás por esa razón apoya causas ambientalistas y animalistas, específicamente en la Organización de los Amigos de los Animales y Fundación Julieta. Aunque su llegada al matinal se acercó a causas más sociales. "No es que crea que hay que ganarse el cielo, sino que siento que la energía hay que moverla. Soy una persona súper bendecida, tengo la resiliencia tatuada a fuego. Tengo la capacidad de devolver, compartiendo, no a través de la culpa", sentencia.

En una encuesta sobre tu participación en el matinal, se destacó tus buenas opiniones sobre diversos temas. ¿Qué te parece?
Los actores tenemos opinión de todo. Es que para ser actor tienes que entender que para hacer arte en un país tienes que hacer política. Y no me refiero a hacer política en el Senado, sino algo que genere opinión. Por ende, el que hace arte tiene que tener opinión frente a las cosas. No puedes ser un ser inerte frente a la sociedad.

Has tenido un año súper bueno: panelista de "Muy Buenos Días", reina del Festival del Huaso de Olmué, nominada a reina Guachaca y además con programa en la tarde en radio Tiempo. ¿Qué haces con el poco tiempo que te queda?
Malabares. Tengo dos horas libres al día, de 3 y media a 5 y media. Cuando entro a la radio. De ahí salgo a las 8 y se acabó el día en el invierno. No existe pedir hora al doctor siquiera. A mis amigos los veo el fin de semana no más. Pero es el ritmo que todos tenemos en esta ciudad. No está bueno, pero trabajo en lo que quiero, en lo que elegí, así es que lo veo como un regalo. Además hago cosas muy diferentes todos los días, como volar con los halcones, cubrir los incendios, ir a lugares que no conocía. Soy una persona muy positiva. Intento no estar en automático.

Te vi en una charla de la astróloga Mía Astral. ¿Te gustan esos temas?
Me encanta la astrología, es un estudio atractivo. El último tiempo le he perdido la pista, porque es un conocimiento muy elevado, y estoy más aturdida. Hace años me hice la Carta Astral y me dijeron que mi Venus estaba en Libra, y eso significa que formo parte de esa gente que puede entra a un lugar lleno, pero todos se dan cuenta que entró. Es así no más. Te aman o te odian, no depende de ti. Cuando entendí eso, me relajé tanto, ¡tanto! "Esto es la raja, no tiene que ver conmigo", pensé. Es una tarea que tengo en la vida.

Entonces, ¿sientes que cuando entras a un lugar llamas la atención altiro?
Que no suene barsa que diga eso, pero me ha pasado que en los trabajos en que estado, nunca he pasado inadvertida. Eso es súper bueno. Creo que pasar inadvertido es una muy mala señal para una persona. Es algo con lo que me tuve que reconciliar a medida que pasó la vida, porque de chica era muy ronca y no había otra niña llamada Begoña. Los niños lo que menos queremos es ser distintos, no destacar por algo malo o bueno. Parte de las cosas buenas que tiene el hacerse adulto es que te relajas y te reconcilias contigo.

¿Te gusta reírte de ti misma?
Sí, mucho. Una característica bien de actor es que uno se mira mucho de afuera. Quizás es medio ególatra o narcisista, pero me miro de afuera y me doy risa. Por ejemplo, en el programa, Pablo (Zúñiga) me molesta al aire por la raíz del pelo, porque soy muy baja. En el matinal se ríen cuando hay una receta de zapallo, "que la Begoña hable de zapallo, por el ´Kardashian´ grande". Otro podría traumatizarse, pero aprendí que reírse de uno es la principal fortaleza. Tienes que ser el primero en reírte de ti. Si me lo dicen a los 17 años, me hubiese afectado quizás. Tiene que ver con las etapas de la vida.

¿Qué te pasa con las críticas?
Lo que sirve de las positivas, se guarda, y de las negativas, veo qué de esa crítica me sirve, y sigo. No soy una persona que no le importe la opinión del resto, me importa ene. Cuando me dicen que ando muy gritona por Twitter, digo "qué bueno que lo digai", o si me dicen que nada que ver el comentario que hice, les pregunto por qué. A veces la comprensión lectora es un poco frustrante en este país, pero respondo. Me importa porque tengo un trabajo en el que estoy expuesta a eso.

Te invitaron a vencer un miedo, y escogiste acrobacia. ¿Por qué?
En la escuela de teatro siempre tuve pendiente el tema de la acrobacia. Me fue bien en la escuela. Cuando chica, a pesar que me gustaba la naturaleza, me subía al árbol pensando que me iba a caer. No tenía mucha habilidad física, no soy la que hace la rueda perfecta. Esas cosas me dan susto. Me da susto colgarme con mis brazos de alguna parte, pero no tirarme en paracaídas, por ejemplo. Se relaciona con que no tenía confianza en mí, porque era yo la que me tenía que sostener. Eso tiene que ver con cargarme a mí misma, con decir puedo o no puedo, con saber manejar las frustraciones.

Físicamente debe ser doloroso.
Es súper doloroso. Te mueres lo que duele. Los avances son pequeños, pero para uno es un mundo. Pensé que no iba a poder. En algún minuto me tranquilizó mucho el profe al decirme que la disciplina circense duele, tiene una suerte de sadomasoquismo grande, y los avances van en relación al esfuerzo que uno le pone. Además, es una disciplina muy femenina, que es lo que me falta. Yo soy más como Carlitos, onda "buena perro", más de amiga con los hombres, porque soy más brusca, como Juanita tres cocos, como se dice (ríe).

¿Y cómo te fue con la fuerza de brazos?
Súper difícil. Al día siguiente no podía sacarme ni un polerón, ¡era como un Fondart, difícil! Le decía al profe que podía hacer flexiones y sé hacer miles de otras cosas. Él me explicaba que con esta disciplina se cambia el centro de gravedad. Todos mis respetos para el artista circense. Todas esas rutinas te llevan a romperte hasta los pies, porque todo el peso del cuerpo está en los pies. En la segunda clase tenía todas las muñecas moreteadas.

Qué valiente.
Es que en la vida hay diversos desafíos, y depende de cómo los tomes. Esta disciplina requiere un acto de humildad, porque moverse es un tema, porque te sacan de tu espacio seguro. De todas formas soy una persona a la que le gusta salir del espacio seguro. Hace como tres años tuve un cambio de switch por cosas personales, te das cuenta que nada en la vida está asegurado, y que así sea es un regalo, así vamos aprendiendo de todo, de lo que más se pueda.

¿Te ves animando en el futuro?
Me encanta animar, soy feliz animando. Si me preguntas mi escenario ideal, sería trabajar en el matinal en las mañanas y en la tarde trabajar en una serie o hacer teatro los fines de semana. Lo que me gusta hacer es actuar, pero no tengo problema en dejarme sorprender por la vida.

¿Dentro de las sorpresas estará formar una familia?
Dentro de mi plan está tener una familia. Cuido el poco tiempo libre para mi familia, para mi pareja. Familia de la forma que sea. Quizás adopte, quizás me case por la Iglesia, aunque nadie pensó que me vería así. Si estoy con alguien que le importa casarse por la Iglesia, me caso no más.