"Me odiaba intensamente": Anne Hathaway habla sobre su cuerpo

La actriz se ha enfrentado a muchas criticas hacia su persona, no sólo por parte del público sino por ella misma

Por Karen Hernández

Muchas de nosotras (y hasta hombres también) siempre estamos incomformes con nuestro cuerpo o cómo nos vemos; que si nuestro maquillaje se ve mal, que si tenemos un mal día de cabello, que si estamos gordas, que si estamos muy flacas…siempre encontramos un punto negro sobre el blanco.

Pero incluso para las celebridades también es un problema de todos los días, especialmente porque están bajo la mira del mundo todo el tiempo.

        DESCUBRE MÁS

 

Tal es el caso de Anne Hathaway, quien a pesar de ser ganadora del Oscar y parecer tener una vida perfecta, en una entrevista para el programa Popcorn con Peter Travers, reveló que aunque está muy feliz en su etapa de esposa, madre y actriz, no siempre tuvo una actitud positiva hacia su físico. "Me repugnaba intensamente", dijo. "Era lo único que tenía en mente. No sabía cómo amarme a mí misma ni a nadie".

Hathaway dijo que vivió con una "infelicidad lamentable"  durante años y estaba preocupada de nunca encontrar paz. "Parecía como si la felicidad nunca pudiese sucederme, tenía demasiados problemas".

Pero la actriz pronto encontró la solución en la actuación pues sumergirse en diferentes personajes le hacía olvidar todo y aprender a aceptarse a través de lo que estos significaban para ella. "En ese entonces me encantaba porque significaba que tenía que dejar ese (mal) momento y ser alguien más", dice. Hathaway agradeció haber tenido a "los profesores adecuados" que le ayudaran a sentirse cómoda en su piel, pero tomar confianza y amor propio es un proceso que toma tiempo y paciencia para sanar y perdonar.

Claro, cada quien debe ir a su propio ritmo e ir tomando las lecciones que se presenten en el camino. En otra entrevista para la revista Vanity Fair, la actriz habló sobre aquellos que aún la critican por haber odiado el Oscar que ganó con "Los Miserables" y confesó que: "Lo que el mundo sienta sobre mí no tiene nada que ver conmigo. Cómo me trata otra gente no tiene que ver conmigo. Pero si algo de lo que alguien me dice resuena en mí como algo de mí misma en lo que quiera trabajar, lo tomo así. En esa medida, siento que tengo que tomar una atajo hacia mi crecimiento. Y aunque no hubiera elegido pasar por ello, encuentro una manera de estar agradecida por ello".