¡Cuando nos hacen enojar!

No siempre todo es color de rosa y aunque tener una pareja pueda ser algo que nos complemente, durante el proceso es fácil encontrarse con ciertos disgustos.

Cuando se lleva bastante tiempo con alguien es fácil entrar en discusiones del día a día con tu pareja, sobre todo si ambos tienen un carácter fuerte. Aun así, si existe amor entre ambos, la situación se puede conversar. Por ejemplo, un caso ficticio, "si te molesta que él no te invite a salir cada fin de semana", le dijiste y discutieron. Podrías pensar en algún momento si es que tú; ¿lo has invitado?, ¿lo conociste así o cambió por algo en el tiempo?, ¿realmente es lo que quieres o los planes que tienes en mente, se pueden adaptar?

Aunque existen casos que a veces nos sorprenden, como el de Rafael y Andrea, ella con un temperamento que es difícil de controlar y él, dócil, maleable y al mismo tiempo algo distraído, pero por sobre todo "mano de guagua".