Diversión

El nuevo comercial de Kylie Jenner para PUMA que todos están odiando

Parece que el emporio de las Kardashian-Jenner está llegando a su fin, o al menos debilitándose.

Por Karen Hernández 

Las hermanas Jenner no están teniendo la mejor suerte con sus últimas campañas publicitarias en estos días. En primer lugar, el comercial de Kendall con Pepsi enfureció a millenials y activistas por tratarse de “una burla a los movimientos sociales” pero ahora, su hermana Kylie Jenner tiene al Internet con la mirada encima por un controversial anuncio con la marca deportiva, PUMA. 

       DESCUBRE MÁS

 

En realidad no se trata de una controversia por estar desnuda o por “burlarse” de algún hecho histórico, sino que la asociación de está empresaria-socialité con una marca que incentiva los buenos hábitos y el deporte, está enloqueciendo a todos. Kylie ya ha trabajado con Puma desde hace unos años, pero la agresividad de sus transformaciones ha provocado que nadie la considere una digna embajadora de marca. 

Una publicación compartida de PUMA (@puma) el 3 de Abr de 2017 a la(s) 6:00 PDT

 

En las fotos, Kylie fue alterada pues ni sus labios ni su trasero y busto se ven tan voluptuosos como en sus fotos personales. Contrario a lo que muchas veces hacen los encargados de editar las fotografías de famosas cuando les aumentan el busto o adelgazan su cintura, con Kylie parece que intentaron “normalizarla”, provocando un gran descontento en los seguidores de la amrca. ¿Por qué no usar atletas reales? 

 

Mad air. Don’t care. @KylieJenner sports the new Fierce Strap Flocking. https://t.co/T5C00LNzB3. #ForeverFierce pic.twitter.com/qtoz4PM6UW

— PUMA (@PUMA) 3 de abril de 2017

 

“¿Por lo menos corres?”

 

Y hay quienes incluso se dieron cuenta de que ni siquiera sabe pretender una pose de corredora:

 

“Sus pies no están flexionados, sus piernas no están a 90º ni las rodillas levantadas y su cabeza u hombros están hacia adelante”

 

La queja de muchos con el comercial de Kendall y Pepsi era que la chica no representa para nada a un activista ni tampoco es una joven que entienda a la generación ‘millenial’ rebelde y en busca de un cambio. La queja con Kylie y Puma es que es una joven alejada del mundo del deporte y que no es atlética sino que basa su figura en cirugías, fajas escultoras y excéntricos métodos de belleza.

Una publicación compartida de Kylie (@kyliejenner) el 20 de Feb de 2017 a la(s) 1:16 PST

 

 

Una publicación compartida de Kylie (@kyliejenner) el 28 de Ene de 2017 a la(s) 10:05 PST

 

 

Una publicación compartida de PUMA (@puma) el 9 de Abr de 2017 a la(s) 4:51 PDT