Nicole Natalino y Bárbara Sepúlveda: "Tomamos el rumbo absoluto de Kudai"

Después de seis años, el cuarteto nacional retornó a los escenarios y al estudio de grabación, esta vez sin presiones ni apuros. Así lo revelan las mujeres de Kudai, cuya formación completan Pablo Holman y Tomás Manzi.

Por: Erika Cabrera Fotografía: Gonzalo Muñoz.
Make Up: Urban Decay.

En noviembre del 2016 el grupo se rearmó con su formación original, y la respuesta fue tan positiva que no tardaron en agendar shows en vivo, estrenar un nuevo sencillo, "Aquí estaré", y desde ya se alistan para salir en una gira más extensa por Latinoamérica, incluyendo paradas en México, Colombia, Guatemala y Ecuador, entre otros. "Ha sido como volver a los 15", cuenta Nicole Natalino, actualmente soltera, a diferencia de Bárbara Sepúlveda, quien está en una sólida relación sentimental. Ambas tienen 28 años.

¿Esperaban que su reencuentro fuera tan exitoso?
B: La verdad es que no dimensionábamos que iba a causar tanta expectación este reencuentro. De hecho nos dimos cuenta que tenemos un montón de fans que están súper vigentes; tanto en Chile como en el resto de Latinoamérica la gente nos manda mensajes todos los días y están full entregándonos su apoyo desde las redes sociales.
N: Yo me retiré hace diez años del grupo, los chicos hace seis, y es increíble cómo la gente se mantuvo durante todo este tiempo siguiéndonos, apoyándonos y con la esperanza de que en algún momento volviéramos, cuando ni siquiera nosotros sabíamos que íbamos a volver. Este reencuentro los fans lo agradecen mucho, pero nosotros les agradecemos más todavía que nos esperaran, nos acompañaran y que ahora, en esta nueva etapa, estén más presentes que nunca.Imagen foto_00000003

Y a nivel personal, ¿cómo ha sido esta experiencia de volver a una cotidianidad con sus antiguos compañeros?
N: Buenísima, porque ha sido un reencuentro con nosotros mismos también. O sea, un millón de emociones y sentimientos mágicos que fluyen al momento de tocar, componer o simplemente cuando estamos los cuatro. Ha sido como volver a los quince.
B: Sí. Creo que si bien la música es lo que nos une, nosotros seguimos siendo amigos y seguimos manteniendo nuestra esencia, aún cuando llevamos vidas distintas y tenemos profesiones diferentes.

Durante los años de ausencia de Kudai, ¿perdieron contacto?
B: No. De una u otra forma siempre estuvimos pendientes de lo que estaba haciendo el otro, aunque con Pablo, que se quedó viviendo en México, nos alejamos un poco más por razones lógicas. Él armó su familia allá y fue papá, así es que se entiende, pero con el resto siempre estuvimos en contacto. Ahora, si bien ha pasado harto tiempo, para mí es como si en verdad no hubiesen pasado los años. Cuando nos reencontramos fue como si nos hubiésemos dejado de ver ayer.
N: Es que a pesar de que estuvimos distanciados y cada uno hizo su vida, la buena onda quedó, porque siempre ha habido una química especial entre nosotros. Nos conocemos desde que tenemos diez años, entonces una amistad como ésa no se rompe tan fácilmente.

Ahora se reencuentran siendo todos adultos, ¿no les ha costado adaptarse, quizás, a personalidades que no conocían?
B: No. Creo que efectivamente hemos desarrollado caracteres muy distintos, pero eso a la vez nos complementa súper bien. Por ejemplo, mientras Pablo es como el papá, Nicole y Tomás son mucho más relajados y siempre están tratando de mantener la armonía. Sobre todo Tomás, que es súper hippie en ese sentido, a la vez que yo soy la más cuadrada y enojona. O sea, si hay cosas que me molestan o algo no me gusta, lo digo inmediatamente y me exalto, pero siempre tratando de guiar al grupo para que todos lleguemos a un acuerdo al final. O cuando hay un problema y están los humos un poco exacerbados, ahí van Tomás y Nicole a poner pañitos fríos. En el fondo tenemos personalidades bien diversas, pero llegamos súper bien al equilibrio.
N: Coincido totalmente. Bárbara es la más ordenada y estricta, mientras que Pablo es como el mediador, muy tranquilo, te escucha y siempre tiene un buen consejo para dar. A Tomás, en cambio, hay que estar recordándole siempre las cosas y yo soy un poquito desordenada, pero me esfuerzo para que no me reten. A fin y al cabo las cosas funcionan, y funcionan bien.

Avanzando paso a paso

A nivel musical, ¿se sienten en esta vuelta menos presionados?

B: Totalmente. Antes estábamos manejados por un mánager y ahora somos nosotros quienes tomamos el rumbo absoluto del proyecto. Si bien tenemos un equipo que nos apoya, compuesto por gente súper apañadora, ha sido muy enriquecedor poder mostrar el punto de vista de cada uno, sin ningún temor a que un mánager te esté limitando en tu forma de pensar. En ese sentido, a pesar de los caracteres distintos de los que hablábamos, siempre llegamos a buenos consensos, lo que nos permite avanzar.

¿Están trabajando en un disco nuevo?
B: Estamos trabajando con Gustavo Pinochet y ha sido un agrado, porque él fue el compositor y productor musical de los dos primeros discos de Kudai. Así es que estamos componiendo, poniendo cada uno de su propio estilo y experimentando con sonidos nuevos también, pero no sabemos si vamos a lanzar un disco o un EP. Sí estamos trabajando en muchos sencillos, pero con la tecnología y las redes sociales ya no se hace tan necesario, al menos como antes, sacar un disco o depender estrictamente de un sello. En ese aspecto estamos aprovechando a full el medio digital.

¿Mantienen la línea? ¿Siguen apostando por el pop?
B: Sí, mantenemos la esencia, aunque no estamos cerrados a hacer un feat, por ejemplo, con otros artistas. No sé, como a Nicole le gusta un poco más el reggaetón, quizás incursionar por ese lado. El asunto es que estamos abiertos como Kudai a esa posibilidad.
Ya lo han mencionado, cada uno en el grupo tiene sus vidas armadas y oficios en paralelo.

¿Están dispuestas nuevamente a transar etapas o personas en pos de la carrera musical?
B: Es que hoy es distinto porque somos nosotros los dueños de nuestro proyecto y eso nos da tiempo, por ejemplo, de tener vida familiar, cosa que antes no tuvimos y que fue una de las razones principales por las que terminamos con Kudai hace siete años. El hecho de viajar mucho nos pasaba la cuenta y hubo momentos en que ni siquiera sabíamos en qué país estábamos.

Tú eres odontóloga, ¿te desempeñas como tal?
B: Sí, por supuesto, trabajo perfectamente en dos clínicas, una en Lampa y otra en La Reina. Es que durante la semana no tenemos muchas entrevistas ni actividades grupales, así es que he podido compatibilizar súper bien mi profesión con la música. De hecho creo que es necesario tener esa otra faceta, que te aterriza y te equilibra.

Y en tu caso, Nicole, la primera en dejar Kudai hace diez años, ¿te costó aceptar ser parte nuevamente del cuarteto?
N: Sí, me costó mucho, porque cuando me salí fue justamente porque era mucha la carga entre el colegio, el grupo, algunos roces entre nosotros mismos y lo emocionalmente inestable que uno estaba en la adolescencia. Era algo que sí o sí iba a pasar, y en el fondo no me arrepiento de esa decisión. Sin embargo estoy feliz de que ahora se esté dando esta segunda patita, y por lo mismo lo pensé mucho, porque cuando me comprometo, me comprometo al ciento por ciento. Soy de esas personas que lo dan todo, y al igual que mis compañeros creo que estamos preparados para entregar lo mejor de nosotros en esta vuelta.